Estamos pagando la quiebra del banco de Antonio del Valle, ahora vamos a pagar la explosión de su planta. 

Lo sucedido en la planta de Clorados III del complejo petroquímico Pajaritos en Coatzacoalcos es un ejemplo de lo que es la esencia de la Reforma Energética del gobierno federal. Ellos quisieron vender una idea que muchos les compraron, otros nunca se dejaron llevar.

Ellos decía que México requería de la iniciativa privada para reactivar la industria petrolera; ellos dijeron que dentro de poco el destino nos iba a alcanzar y que en unos cuantos años las reservas petroleras se iban a agotar por lo que se requería de tecnología más eficiente para explorar pozos nuevos; ellos decían que los obreros no iban a salir afectados, antes bien iban a tener mejor capacitación y mejores sueldos; ellos decían que los beneficios iban a ser de mediano plazo y que pronto la luz, el gas y la gasolina iban a bajar sensiblemente para beneficio de la economía de nuestras casas.

Pero todo, todo ha sido una gran mentira. En los tiempos de Vicente Fox hubo un auge petrolero con excedentes millonarios que nunca se usaron para adquirir más y mejor tecnología, cierto que las reservas han disminuido, pero la crisis petrolera no se debe a la baja producción de petróleo en nuestro país, sino a situaciones internacionales. En ese contexto los obreros de PEMEX están siendo despedidos, Muchos de ellos liquidados y a otros eventuales simplemente les dan las gracias. ¿Dónde están los beneficios que se veían en ese spot donde llegaba un obrero a comer a su casa para hablar de los beneficios laborales de la Reforma Energética?

Por otro lado no ha habido esos beneficios a corto plazo de la Reforma en la economía de las familias. Una vez por ahí le bajaron algunos centavos a la gasolina, para después seguir anunciando otro aumento. México, a pesar de ser un importante exportador de hidrocarburos, tiene la gasolina más cara, porque si bien tenemos petróleo, no tenemos las refinerías suficientes para convertir esa extracción en gasolina. Las pudimos tener en los tiempos de Vicente Fox, pero el imbécil decidió dar ese dinero a Martha Sahagún y a sus entenados.

Y luego la explosión de una planta de vinilo entregada a uno de los empresarios más voraces de este país, Antonio del Valle, un sujeto que ha hecho de la especulación su manera de hacer negocios. El gobierno ya sabía de la defraudación de banco BITAL, que fue propiedad de este empresario. Tronó su banco a propósito para que conseguir que el Fobaproa rescatara la deuda que él mismo había adquirido. Así lo documentó en 1998 la revista Proceso: “Así, quien hasta el año pasado fue presidente de la Asociación Mexicana de Bancos (AMB), Antonio del Valle Ruiz, efectuó con su Grupo Financiero Bital operaciones de crédito cruzadas y relacionadas con otras instituciones crediticias, como el Grupo Financiero Promex, para financiar negocios familiares. También realizó operaciones de autopréstamo para pagar un crédito mediante el cual adquirió el Grupo Financiero Bital, que aún no liquida”.

Fue a Antonio del Valle a quien el gobierno de Enrique Peña Nieto entregó la planta de Clorados III en el complejo Pajaritos. Por supuesto el quinto hombre más rico de México, con una fortuna de miles de millones de dólares, según la revista Forbes, iba a ordeñar esa vaca lo más que pudiera sin importarle el mantenimiento que la planta requiriera. Según testimonios que van surgiendo, hubo avisos antes de la explosión, explosión que se debió a una fuga, que ya sabe usted por qué se dan las fugas.

La Reforma Energética le explotó en la cara a Enrique Peña Nieto quien ahora está gastando millones de pesos para callar a los medios nacionales e internacionales, para que no den los pormenores de la tragedia. Ellos siguen manejando cifras que, según los mismos trabajadores de PEMEX en Coatzacoalcos, no van con la realidad. Primero hablaron de sólo tres muertos, luego subieron a nueve muertos, ahora hablan de 13 muertos, pero los trabajadores y familias de Coatzacoalcos que no han visto a sus familiares desaparecidos hablan de más de cien muertos.

Ya estaban entrando camiones del ejército a la planta, algunos dijeron que para echar ahí a los muertos, para que no se contabilizaran entre las pérdidas, pero los familiares de las víctimas no los dejaron pasar.

Con la explosión de esta planta queda al descubierto el contubernio Peña Nieto-Antonio del Valle-Romero Deschamps. Queda al descubierto que la Reforma es para que coman los buitres, para saciar la sed de sangre de estos vampiros que nunca sacian su apetito.

Al rato, cuando se multipliquen estas tragedias y las plantas, pozos de exploración y otras industrias petroquímicas se vengan abajo, o las echen a propósito abajo, entonces el gobierno federal tendrá que pensar en un Fobaproa para la industria petrolera, en fin, aquí tienen a sus pendejos mexicanos para pagar el pato.

Estamos pagando la quiebra del banco de Antonio del Valle, ahora vamos a pagar la explosión de su planta.

Contacto:

aortiz52@nullhotmail.com