Por Luis Ramírez Baqueiro
Astrolabio Político

 

 

“La conciencia es una condición del ser.” – Carl Jung.

 

La crisis humanitaria que enfrenta Veracruz es una de las mil rayas más a la ya de por si larga listas de hierros de la administración estatal, el esfuerzo desarrollado por la Brigada Nacional de Búsqueda de Familiares que llegaron a Amatlán de Los Reyes a peinar la zona ante datos e informes del tremendo campo santo en que se ha convertido la región.

El esfuerzo de este grupo de mujeres y hombres que provenientes de las regiones del norte del país arrojó los primeros resultados a pesar del esfuerzo de la Fiscalía General del Estado para desacreditar la labor realizada por estos mexicanos cansados de las verdades historicas, construidas a la medida de las autoridades, para no responder por la complicidad y la omisión con la que se conducen las áreas procuradoras de justicia.

Los restos encontrados en San Rafael Calería es la evidencia de que tan solo en un esfuerzo por dar con la verdad, los mexicanos y veracruzanos, mucho habremos de sorprendernos de lo que se ha convertido el estado, un verdadero campo santo, en donde las fosas clandestinas son la evidencia de la impunidad total.

A pesar de que hasta ahora ninguna autoridad lo ha confirmado y luego de que la Fiscalía General del Estado negara el hallazgo, tres brigadistas observaron el trabajo de servicios periciales quienes comentaron se trata de hallazgos positivos.

Lo expresado por Araceli Salcedo, integrante de Familiares de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, deja el dato para la reflexión, es tal el volumen de restos y el número de fosas que todo debe de ser estudiado a detalle para determinar si son o no humanos y con ello evitar las especulaciones de una Fiscalía omisa y complice de lo que ocurre en Veracruz.

Según algunos de los integrantes de las brigadas, durante los trabajos de periciales, incluso fueron hallados más restos, por lo que continuarán vigilando las condiciones en las que concluyen los trabajos de búsqueda.

Ante la negativa del gobierno de Javier Duarte de admitir que ante sus narices la entidad se convirtió en un gran cementerio, los integrantes de estos organismos deberán recurrir a la intervención de instancias federales, como la misma Procuraduría General de la República, y de ser posible contar con el aval de peritos de la Universidad Autónoma de Morelos, para que puedan llevar a cabo los estudios para confirmar que sean humanos y entonces se proceda a su identificación.

La respuesta dada por el Fiscal, Luis Ángel Bravo Contreras, y del vocero del gobierno del Estado, Alberto Silva Ramos ha sido calificada como de atentado a la inteligencia humana por los propios brigadistas, quien en voz de Juan Carlos Trujillo organizador de la Brigada Nacional es una forma más de demostrar la complicidad de las autoridades.

Las pruebas aportadas por quienes participan en esta cruzada, confirman una vez más que en Veracruz, la crisis de gobernabilidad llega a niveles insospechados, que con el paso de los meses habrán de descrubir una historia macabra, que sorprendera a todo México.

Mientras tanto, siguen sin aparecer los jóvenes desaparecidos en Papantla, y mucho menos los restantes de Tierra Blanca, confirmando con esto que Veradcruz es la gran fosa.

Al tiempo.