¡ADELANTE!                                                          
Por Pepe Valencia
17 de mayo de 2016

Javier Duarte prometió reducir durante su sexenio al 50 por ciento la pobreza en el estado; Fidel Herrera anunció la autopista Xalapa-Córdoba y convertir a la ciudad de los 30 caballeros en “la Houston del Sureste”.

Antes, Miguel Alemán ofreció que ampliaría El Lencero y lo convertiría en aeropuerto internacional. Y así sucesivamente, candidato tras candidato y gobernador tras gobernador, se comprometieron a llevar a cabo obras faraónicas y nunca cumplieron.

Esta vez corresponde el turno a Héctor Yunes, quien asegura que cada año generará 91 mil empleos y fue más allá: en Xalapa construirá el periférico sur y el metrobús. Si los xalapeños le creen, júrenlo ustedes que en esta capital arrasará en las urnas el 5 de junio próximo.

Los ciudadanos se han acostumbrado a promesas incumplidas de los candidatos. Duarte no redujo la pobreza, Fidel no construyó la autopista ni hizo de Córdoba la “Houston del sureste”, y Alemán no amplió el Lencero, por citar sólo lo concerniente a la región de Xalapa.

Propone Héctor Yunes, además, el Centro de Convenciones, concluir el distribuidor vial de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), construir el relleno sanitario, instaurar proyectos para impulsar el plan de Movilidad e implementar el programa “Creciendo” en colonias de la periferia, todo ello en Xalapa.

Si logra convencer a los inteligentes y exigentes habitantes de esta ciudad de que lo que dice va en serio, a pesar de que las arcas públicas están vacías y de que sólo sería gobernador dos años, entonces votarán por Héctor, aquí donde Duarte y Fidel perdieron hace 6 y hace 12 años.

En 2010, Miguel Ángel Yunes ganó la elección para gobernador en Xalapa; en 2004, el triunfo en esta capital fue para Dante Delgado. Y Enrique Peña Nieto también fue derrotado aquí en 2012. Este año las preferencias parecen favorecer a Morena, a menos que los xalapeños crean en las promesas de Héctor Yunes y voten por el PRI.

En sí, según la percepción ciudadana, en todo el estado continúan en virtual empate Héctor Yunes, Cuitláhuac García y Miguel Ángel Yunes. Uno de ellos será gobernador.

Personas que presumen de enteradas, vaticinan una contundente victoria electoral del candidato del PRI y sus aliados; otros analistas están convencidos de que el hartazgo social y la irritación contra el gobierno actual, pueden incidir para que triunfe Miguel Ángel o Cuitláhuac.

¿Y ustedes qué opinan, amigos lectores?