¡ADELANTE!

 Por Pepe Valencia

13 de junio de 2016

Las opiniones se dividen entre quienes  apuestan doble contra sencillo que sí va que chuta rumbo al penal de Pacho Viejo y aquellos que juran y perjuran que no. Que el presidente Enrique Peña Nieto abogará por Javier Duarte de Ochoa  y jamás permitirá que sea llevado a prisión, simplemente porque habría aportado fuertes sumas de dinero en efectivo para la campaña presidencial del mexiquense y éste se encontraría agradecido y en deuda política con el mandatario veracruzano.

Miguel Ángel Yunes Linares es ya, ya, ya, gobernador electo y aunque constitucionalmente toma posesión el primero de diciembre, de hecho ha empezado a ejercer el poder. Tiene prisa el “Vengador Justiciero”, como lo ha calificado el propio Javier Duarte.

En noviembre del año pasado escribí que Miguel Ángel Yunes sería el candidato del PAN a la gubernatura. Acerté… y no soy brujo de Catemaco.

Ese mismo mes, también publiqué en esta columna que Héctor Yunes Landa  sería el candidato del PRI. Tampoco me equivoque… y sin poseer una mágica bola de cristal.

Hace unos meses comenté en redes sociales y en este espacio que Morena ganaría las elecciones en Xalapa. Efectivamente, conquistó las diputaciones en ambos distritos de esta capital y… no necesité ser adivino para atinar. Únicamente pregunté a la gente.

El lunes 30 de mayo, a las 13:13 horas, con base en sondeos directos, vaticiné el triunfo de Miguel Ángel Yunes en la elección gubernamental. Ya saben lo ocurrido… y no me lo anticipó ningún pajarito. Conste.

(Por cierto, muchos amigos y no amigos, casi me linchan y crucifican con toda clase de epítetos e insultos en las redes sociales, por haberme atrevido a  pronosticar la derrota contundente del PRI).

Pues bien, de acuerdo a fuentes fidedignas que por ningún motivo puedo revelar, les adelanto a mis lectores, amigas y amigos, que Javier Duarte de Ochoa y varios de sus colaboradores más cercanos, serán procesados y llevados a prisión.

Y Miguel Ángel Yunes, tras devolver la seguridad a los ciudadanos y tomar medidas drásticas y profundas contra la corrupción en el sector público, se insertará en la historia de Veracruz como uno de los más grandes gobernantes que haya habido en el estado… en solo dos años.

¿Alguien supone errónea esta aseveración y que, en cambio, el hoy gobernador nunca pisará la cárcel?

Este somero comentario he terminado de redactarlo el lunes 13 de junio, a las 13:13 horas.