HipólitoNo es retórica sino genuino el lamento del arzobispo de Xalapa Hipólito Reyes Larios al predicar desde el púlpito que en Veracruz ya nos acostumbramos a la muerte; “sabemos que en nuestro estado hay mucha muerte, todos los días hay ejecutados, todos los días hay secuestros; todos los días hay venganzas; todos los días se meten hasta las casas y las fiestas y asesinan…”. Su discurso refleja la preocupación del veracruzano de hoy, tanto de quien vive en el campo como quien habita en las ciudades, en Veracruz se ha perdido la tranquilidad social y no se ve la luz del otro lado del túnel.