Captura de pantalla 2016-07-06 a las 12.27.15 p.m.
 Conversatorio
Por Ángel Rafael Martínez Alarcón
07 de julio de 2016

Alternancia política y transición a la democracia son dos conceptos y dos procesos diferentes que suelen concebirse como si fueran sinónimos o iguales, pero la realidad es que no lo son. Por alternancia política debe entenderse el cambio o la sustitución de un grupo gobernante por otro cuando procede de un partido político distinto al que gobernaba, y este proceso es producto de un proceso electoral competido.

Rosendo Bolívar Meza 2013

 

El pasado jueves 29 de junio del 2016; pasará como una de las páginas más alarmantes en este proceso de transición del poder ejecutivo estatal de Veracruz, nunca ante visto en la historia de las alternancias de gobiernos desde noviembre de 1911. No sabemos quién sea el asesor o consejero personal del emperador Duarte de Ochoa, solamente una mente malvada se le pudo ocurrir la salvaje agresión a la recién democracia Veracruzana. Y sobre todo contra las personas del Gobernador Electo Miguel Ángel Yunes Linares, Ricardo Anaya Cortés y Santiago Creel Miranda. Que luego de dar una rueda de prensa en las instalaciones de la supuesta Casa de los Veracruzanos, del mal llamado Congreso de Veracruz, cuando se habla de Congreso se entiende la Cámara Alta representada por los senadores de la República y la Cámara baja donde trabajan los diputados. En Veracruz sólo tenemos Cámara de diputados locales, integrada por 50 diputados.

El Gobernador Electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares se hizo acompañar por el Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya Cortés y Santiago Creel Miranda, quienes se presentaron para hacer un llamado a los diputados locales de Veracruz, para evitar votar las iniciativas del Emperador-Nerón Duarte, para dejar un fiscal anticorrupción así como un consejero en el Instituto Veracruzano de Trasparencia a conveniencia del gobernante saliente, este ha sido el único delito de Yunes, Anaya y Creel. Quienes entraron por la puerta principal como cualquier ciudadano que visita dichas instalaciones. En ningún sistema electoral del mundo presentarse para hacer un llamado a los diputados por parte de algún presidente de partido político, es un delito. Los acontecimientos del jueves por la tarde en el legislativo veracruzano, sólo pueden pasar en un estado ingobernable como es el caso de Veracruz; solamente el gobierno del Estado puede movilizar a los integrantes de los 400 pueblos, encabezados por César del Ángel. Quienes nos sólo se conformaron con gritar consignas contra el nuevo Gobernador Electo de Veracruz, como ha sido la estrategia de dicha organización en las últimas décadas, sino lanzarle grandes piedras.

Gracias a esa cobarde agresión sufrida a los tres políticos, las televisoras nacionales e internacionales como la prensa escrita, las redes sociales no vacilaron en condenar dicho ataque, con miles de comentarios, y sobre todo la condena total al régimen del emperador veracruzano. No podíamos dar crédito de las imágenes que circularon en la brevedad posible. Una las víctimas como lo fue Demetrio Gonzáles Hernández, el pasado 4 de julio , en rueda de prensa, afirma que hubo infiltrados de la policía, quiénes los agredieron. Entre la turba de los 400 pueblos y la policía del gobierno del Estado de Veracruz, estuvieron a punto de provocar una tragedia de grandes dimensiones, para México.

Hoy sabemos que el crimen de Lomas Taurinas del 23 de marzo del lejano 1994, fue el mismo estado quien organizó el asesinato del candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio, o de 1928, contra el Presidente reelecto: Álvaro Obregón. La manifestación de los 400 Pueblos, no era tan simple, o como se querido darle el matiz de que se les salió de control a sus organizadores. Seguramente tenia la mira de asesinar a uno de los dos principales protagonistas; ya fuera para el Gobernador Electo Miguel Ángel Yunes Linares o al Presidente del CEN de Acción Nacional, Ricardo Anaya Cortés, para sacarlo de la carrera presidencial del 2018, como la estrategia en Colombia de asesinar a los presidenciables a finales del siglo XX. Santiago Creel Miranda, hoy es un activo importante del PAN, ex senador de la República, constructor de la alternancia en el 2000, como su abuelo al final del porfiriato en 1910.

Cuál hubiera sido el escenario del asesinato de Ricardo Anaya Cortés, al estallarle el proyectil en la cabeza del Presidente del PAN, por unos segundos, hubiese acabado con la vida de un político joven. El Primer Presidente del CEN del PAN, que por vez primera en unas elecciones locales gana siete gubernaturas del país durante el proceso electoral de 2016: Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Puebla, Aguascalientes; sin ser gobierno federal. Se perfile como el candidato de Acción Nacional para la candidatura a la Presidencia de la República, compitiendo con Margarita Zavala Gómez del Campo.

En unos segundos la agenda política del país se hubiera cambiado, por la imprudencia y la barbarie de alguien que no ha sabido respetar la voluntad de los veracruzanos. Buena manera de seguir encendiendo al país, en esos momentos del ataque Enrique Peña Nieto, estaba en su gira por Canadá, Miguel Ángel Osorio Chog, en las negociaciones con la coordinadora magisterial, en los conflictos de Oaxaca y Chiapas. Que escenario tan más complejo hubiera vivido Veracruz, el 29 de junio del 2016.

 A un mes del proceso electoral, en el Estado de Veracruz, han muerto de manera violenta más de 100 personas, y cada día el emperador amanece con nuevas locuras, como dejar un Fiscal Anticorrupción de su misma pandilla, y los más aberrante fue ver a Gabriel Deantes como candidato a consejero del IVAI, al mismísimo operador político de Nerón, la enajenación de la Casa Veracruz, poniendo zancadillas mortales al nuevo Gobierno, para seguir afectando a los Veracruzanos, y seguir usufructuando los recursos de Veracruz, con el pago de la deuda de los dos últimos sexenios. En pocas palabras desmantelar al estado en contra de los veracruzanos, es urgente que Gobierno de la República, ponga orden en el Estado de Veracruz. Que la transición sea de manera respetuosa como marca la ley, sólo en el estado de Durango, el gobernador priista esta dando lección de transición pacífica. No es tiempo de venganzas sino de sacar a Veracruz de la crisis de ingobernabilidad y económica desde 2004.