RUTA CULTURAL
Por José Miguel Naranjo Ramírez
27 de julio de 2016

Colmillo Blanco

                   

Una de las características más puntuales para describir a Jack London, es el enorme amor que siempre profesó por los perros, y ese amor canino se vio reflejado en la novela: “El Llamado de la Selva” en la cual le dio vida al perro-lobo llamado Buck, y su otra obra cumbre es la titulada: “Colmillo Blanco”. Las dos novelas son creaciones separadas con historias diferentes, no obstante, al final existirán varias circunstancias que las une e incluso en la gran diferencia de los finales de las historias se puede encontrar el hilo conductor de las obras.

En “El Llamado de la Selva”, el perro Buck creció en la civilización y en un ambiente humano, cordial, fue tratado con amor, en la historia conocimos que Buck vivía en Santa Clara con un Juez y su familia, Buck fue perversamente vendido por uno de los criados de la casa, y de ser un perro educado se convirtió en un animal salvaje, peligroso. La interesante historia de Colmillo Blanco será totalmente opuesta, el perro-lobo nació en la selva y desde cachorro aprendió a matar para comer, a sobreponerse a todos los peligros que lo acechaban en el mundo animal salvaje, Colmillo Blanco por el único ser vivo que sentía respeto era por la loba que le había dado la vida, lo cuidaba, lo protegía y le proporcionaba la comida.

La novela desarrollará varias historias con diferentes personajes, si bien Colmillo Blanco será el personaje central, en esta historia Jack London le da gran importancia a un personaje que representa al ser humano amoroso, generoso, noble, educado, paciente, y al momento de leer los últimos capítulos de la novela, fácilmente se podrán empatar personajes y lugares de “El Llamado de la Selva” con “Colmillo Blanco”.

En las siguientes líneas trataré de desarrollar brevemente parte de la historia sólo centrada en Colmillo Blanco. Kiche es la madre de Colmillo Blanco, Kiche era hija de una perra que se había apareado con un lobo, siendo cachorra Kiche vivió bajo la protección de unos indios, con el paso del tiempo Kiche se perdió y se integró a su verdadera naturaleza que era estar con lobos y rápido reaprendió a aullar y cazar a sus presas, un lobo viejo que era tuerto mató a la manada de lobos que pretendía a Kiche y el lobo viejo se quedó con la loba, de esta relación nació Colmillo Blanco junto a sus seis hermanos, pero la hambruna era muy fuerte y el único que sobrevivió fue Colmillo Blanco.

En esta parte de la historia Jack London desarrolla su visión y conocimiento que tenia de la naturaleza, narra las forma de relacionarse entre los animales de su misma especie, la forma en que uno mata al otra para su sobrevivencia, nos hace viajar por diferentes regiones a cincuenta grados bajo cero, desarrolla historias de hombres que viven de la caza, y de verdad que la novela se lee y disfruta con una serie de imágenes, que no se necesitará tanto para desarrollar un guion cinematográfico en nuestras mentes.

En un ambiente salvaje fue creciendo Colmillo Blanco, un día siendo aún cachorro salió a vagar sólo y fue encontrado por unos hombres negros, Colmillo Blanco se espantó porque era la primera vez que él veía a esos animales o cosas raras para su vista, empezó a aullar de miedo y su madre Kiche acudió en auxilio de su hijo, uno de los indios reconoció a Kiche y le gritó por su nombre, Kiche no atacó a los hombres porque también supo que eran sus antiguos amos, es en este momento de la historia ya muy avanzada donde conocemos el origen de Kiche y su hijo Colmillo Blanco platicado por los indios.

A partir del encuentro con el hombre Colmillo Blanco empezará a vivir un sinfín de historias muy desagradables, era maltratado, los perros que acompañaban a los hombres siempre lo atacaban en manadas, Kiche fue separada para siempre de su hijo, y Colmillo Blanco desde muy pequeño tuvo que aprender a sobrevivir en un ambiente de absoluto peligro, sin embargo, desde muy cachorro siempre demostró ser un perro-lobo de carácter, fuerte, y fue por su férrea voluntad que pudo sobrevivir en un ambiente hostil.

La fama de Colmillo Blanco fue creciendo,  no había rival que lo pudiera vencer,  a pesar que en muchas ocasiones fue atacado por manada de perros siempre salía victorioso, es aquí donde aparecerá la figura de un personaje llamado Bello Smith, quien con muchas artimañas logró comprarle a los indios a su singular perro. Bello Smith apropiado de Colmillo Blanco lo utilizó como perro de pelea, peleó con todo tipo de perros y no había quien le pudiera competir, Colmillo Blanco no sólo divertía a la gente, además, les hacía ganar dinero, un día lo hicieron pelear con un Bull-Dog y ambos estuvieron fuertemente atacándose, el Bull-Dog muy lastimado logró morder y no soltar del pecho a su enemigo, así estuvieron peleando hasta que llegó el único personaje humano que en esta historia es presentado como tal, Weedon Scott.

El señor Scott se impuso en el escenario y separó a los furiosos animales, ambos estaban muy lastimados, Scott y su acompañante Matt pensaron que no se salvaría Colmillo Blanco, Scott molesto trato como verdaderos animales a las personas que disfrutaban de esta batalla y compró a Colmillo Blanco para salvarle la vida. En esta parte de la historia Jack London empezará a desarrollar y presentarnos la posibilidad que un animal acostumbrado a la violencia, al salvajismo, a la barbarie, puede ser transformado a través del amor, la paciencia, el buen trato, en palabras textuales London expresa:

“Scott se había propuesto la tarea de redimir a Colmillo Blanco, o mejor dicho, de redimir a la humanidad del mal que le había causado. Era una cuestión de principios y de conciencia. Creía que el mal infligido era una deuda de la humanidad y que había que pagarla. Se había propuesto acariciarle todos los días y tomarse para ello todo el tiempo necesario.”

Para finalizar les adelantaré que Colmillo Blanco terminó viviendo en Santa Clara, junto a la civilización en una casa de un Juez y para esos años el perro-lobo era toda una celebridad. Jack London nunca lo especificó, pero me imagino que muy feliz tuvo que haber estado esta familia que vivía en Santa Clara, porque en 1903 habían perdido para siempre a su perro Buck, y en 1907 habían adquirido a su amado Colmillo Blanco.

 

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com