NOTA3-690x360El asesinato del periodista Pedro Tamayo Rosas, además de constituir un motivo de tristeza e indignación, acrecienta entre la ciudadanía un sentimiento de inseguridad y de indefensión pues según lo que declara la señora Alicia Blanco, hoy viuda de Tamayo, la policía nada hizo por detener a los homicidas y, sí, por el contrario obstaculizó su persecución. La noticia ya recorrió las redes sociales y por ende ha trascendido allende los límites de Veracruz y las fronteras de México, desde donde deben vernos como un país sin leyes. La Comisión Nacional de Derechos Humanos ya atrajo la investigación, no confía en la estatal para mejor señal y ha exigido se investigue con el rigor suficiente para esclarecer este crimen que priva de la vida a otro periodista, el número 19 en Veracruz en lo que va del actual gobierno; un record nada envidiable.