Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
05 de julio de 2016

¡Tendrá mucho que declarar cuando llegue Yunes Linares!

Cuando  el hoy Fiscal General, Luis Ángel Bravo Contreras declara ese 12 de marzo del 2014 que el Procurador saliente “me dejó un cochinero” sabía de lo que hablaba… aunque falsamente.

Una infidente, cercanísima a Amadeo Flores Espinosa, Consuelo Lagunas, le pasó por debajo de la mesa los “expedientes secretos” que escondían lo que en según ella había pasado con la muerte de los periodistas Regina Martínez y Gregorio Jiménez de la Cruz.

Archivos de los desaparecidos, de los feminicidos, la trata y todos aquellos asuntos espinosos que pasaron por la subprocuraduría que por esos días detentaba esta señora, entregó al nuevo jefe para congraciarse.

Días después su deslealtad le sería premiada con la Fiscalía Coordinadora Especializada en la Investigación de Delitos de Violencia en contra de las Mujeres.

Era el premio a la traición de quien derramó lágrimas de cocodrilo el día que Amadeo abandonó la Procuraduría.

Tocaría a esta señora, quien ha hecho un circuito de poder lésbico con Mirella Toto y Namiko Matzumoto, “ajustar” el expediente para inculpar al supuesto cómplice del asesino de la periodista Regina Martínez, lo cual dio lugar a que la Procuraduría General de Justicia de Veracruz presentara a Jorge Antonio Hernández Silva, “El Silva”, como presunto responsable y a José Adrián Hernández Domínguez, “El Jarocho“, quien sigue prófugo.

Noches enteras pasó esta distinguida señora con el propio Javier Duarte en la Procuraduría revisando y corrigiendo el expediente.

Consecuencia de todo ello fue la “confesión de El Silva”, en donde quedó asentado que el móvil del homicidio fue el robo y no un crimen de estado.

El sujeto fue sentenciado a 30 años de cárcel, pero 14 meses después –el ocho de agosto del 2013- extrañamente sale libre para ser recapturado el 22 de octubre de 2014.

Todo un entuerto jurídico.

Y ahí, en medio de todo este torcimiento de la justicia quedó Consuelo Lagunas Jiménez, en ese entonces directora de Investigaciones Ministeriales de la Procuraduría, quien lleva dos sexenios moviéndose en la cloaca en donde la justicia se corta como traje a la medida.

Hoy, sin embargo, en las puertas del cambio y ante el inminente arribo de Miguel Ángel Yunes Linares, quien pretende limpiar a fondo la cloaca de una fiscalía que se ha dado el lujo de perseguir a los propios hijos del gobernador electo, aparecen serias denuncias contra Lagunas Jiménez.

Una misiva enviada al gobernante que tomará posesión el uno de diciembre, se da cuenta de la misoginia y raterías de esta persona con serios trastornos  psicológicos, según afirman sus propias colaboradoras.

“Nos dirigimos a usted”, –le escriben a Miguel Ángel Yunes Linares- para que nos ayude a acabar con las injusticias que padecemos dentro de una institución, como lo es la Fiscalía Coordinadora Especializada en la Investigación de Delitos de Violencia en contra de las Mujeres, “a cargo de la mujer más misógina que puede existir dentro de  esta instancia,  como lo es la maestra Consuelo Lagunas Jiménez”.

Su staff, reitera que esta señora las trata sin ningún respeto a sus derechos,  “pisoteando nuestra dignidad como mujeres, manifestando que cómo tenemos la vergüenza de pedir vacaciones,  si a veces pedimos un día económico para ver a nuestros hijos si se enferman o para algún evento o problema escolar de los mismos”.

A cada cumpleaños pasa la charola exigiendo regalos arriba de mil y para jefes de área tres mil y no puede ver que alguien traiga una prenda o accesorio porque las despoja.

Consuelo Lagunas “es una persona rarita”. Su escritorio y libreros los tiene plagados de juguetes y accesorios infantiles, fetiches e imágenes religiosas, veladoras encendidas, lo cual demuestra parte de su personalidad e insatisfacciones. 

Pero “además, ella dice que ¿cómo nos atrevemos  a tomarnos los días completos de incapacidad por maternidad, ni que fuera tanto parir un hijo?”. 

“Aunado a lo anterior, le escriben a Yunes Linares en una carta abierta,  hacemos de su conocimiento que la mayoría trabajamos como Fiscales sólo por nombramiento o habilitadas,  pero con un sueldo de administradores o secretarias, sin los más mínimos recursos necesarios, tanto humanos, económicos y materiales para realizar nuestro trabajo, con jornadas extenuantes de 24 horas de guardia,  teniendo el descaro de decir que ella lleva tres años de no aumentarse el sueldo y que nosotros por qué sí lo pedimos”.

Consuelo Lagunas recibe un salario de 60 mil pesos más compensaciones, amén de bonos y gratificaciones por trabajos “especiales” y el sinfín de transas que se mueven por abajo del agua.

“Lo que no dice Consuelo Lagunas, es que tiene a su cargo cuatro vehículos oficiales para lo cual  cada mes se le entrega una plantilla considerable de vales para gasolina, mientras muchas Fiscales tienen que pagar la papelería, toner y el taxi o camiones para acudir a los Juzgados para audiencias, ubicados en algunos lugares a una hora de distancia”.

Eso sí, en caso de que el personal tenga vehículo a su cargo, tiene que pagar gasolina, refacciones y periódicamente comprar llantas.

“Consuelo Lagunas al igual que Mirella Toto, -quien será una las tres próximas huéspedes de la Casa Veracruz- ocupa colaboradoras de la Fiscalía para sus quehaceres domésticos y remodelaciones de su casa,  pagados con salarios de la Fiscalía y por si fuera poco,  con todo el nepotismo que  la caracteriza”.

Tiene además familiares trabajando como su “secretaria y compinche” Martha Islas y el Fiscal de Responsabilidad Juvenil,  que al ser del sexo masculino, está impedido por ley.

Ello amén de la hija de esta funcionaria quien también goza de servicios domésticos por parte del personal de la Fiscalía a distancia, con sueldo de la institución y viáticos pagados.

Vaya estómago.

La misiva de las colaboradoras de esta finísima dama le fue enviada a Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha solicitado a los empleados del gobierno del estado denuncien abusos de autoridad y corruptelas.

Y pues que mejor ejemplo que el de Consuelo Lagunas, quien ha transitado dos sexenios en la impunidad haciendo en el día a día el trabajo sucio a la Fidelidad y el Duartismo… hasta ahora…

¡Ya falta menos!

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo