Hipólito

Xalapa- 2016-07-1014:39:23- Leticia Rosado / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

El Arzobispo de la Arquidiócesis de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, no emitió ningún comentario ni pronunciamiento tras la liberación de Miguel Ángel Mateos Escamilla, supuesto secuestrador de quien fuera sobrina del prelado Karina Reyes Luna.

Es importante recordar que este fin de semana, el juez tercero revocó la sentencia de Miguel Ángel Mateos Escamilla, acusado del secuestro de Karina Reyes Luna, sobrina del Arzobispo, Hipólito Reyes Larios.

Mateos Escamilla ingresó al Cereso de Amatlán en el 2008, estaba condenado a cumplir 65 años de prisión, al igual que el segundo acusado José Carlos Victoria Cruz.

En lo que fue la misa dominical celebrada en la catedral xalapeña, el representante católico, solamente solicitó a las autoridades estatales que cumplan con el pago de los pensionados y jubilados del estado de Veracruz.

En la homilía de este domingo, desde la Iglesia Catedral de la Capital del Estado, el sacerdote católico, pidió a la feligresía que se orara para que los jubilados “quienes han estado inquietos esta semana” y para que reciban el dinero de las pensiones.

Recordó que ellos trabajaron por muchos años para poder acceder a una pensión digna, la cual se ha retrasado por parte de las autoridades estatales, dijo refiriéndose a las manifestaciones que se registraron en la capital del estado en los últimos días.

En un primer pronunciamiento, dijo “vamos a encomendar a todos los más necesitados, a todos los que tienen en este momento una situación especial, pidamos por los hermanos jubilados, todos los que han estado muy inquietos esta semana”.

Reyes Larios reiteró que ahora hay que orar por “los hermanos y hermanas jubilados, hemos visto ahora que no se les ha pagado, decían que ya esta semana, esperamos que esto se regularice para bien de las familias, sabemos que varios dependen de esa aportación que se la ganaron con su trabajo”.

Por otra parte, Reyes Larios hizo un llamado a su feligresía para que actúen de manera solidaria con su prójimo y brinden ayuda a quien lo necesite.

“Toda la iglesia es samaritana y esto se tienen que expresar en la atención de los más necesitados. Hay tantas necesidades que sabemos que nos marcan en las obras de misericordia, dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, visitar al enfermo, apoyar al preso, y esa es la gente que más necesita”, dijo.

Asimismo, refirió que se debe ayudar a todos, a pesar de ser desconocidos, por lo que se pronunció por tener “un corazón abierto”.

Finalmente, destacó el trabajo que hace Cáritas en la Iglesia Católica para apoyar a los más necesitados, además de otras organizaciones como católicos en servicio social y otras.