Agustín Basave dejó al PRD un diagnóstico revelador en el que señala que la pérdida de identidad en el PRD no se debe a las alianzas sino por actos de corrupción al interior del partido y de gobiernos perredistas, además, por la “subordinada cercanía de algunos dirigentes con el gobierno federal”, un mensaje directo a los afamados Chuchos tan proclives a las “alianzas” en lo oscurito, y no solo con el gobierno federal, también con gobernadores, como en el caso de Veracruz en donde ya habían “negociado” la no alianza con el PAN. Pero ese apetito también lo demuestran dirigencias estatales, como la de Veracruz, que durante cuatro años “negociaron” lucrativamente con el gobierno estatal y ahora, gracias a la alianza con el PAN que les consiguió Basave, tendrán oportunidad de emplearse en cargos públicos o en una diputación pluri para quien seguramente es uno de los destinatarios del mensaje de Basave.