Cuando Francisco Labastida pidio al presidente Ernesto Zedillo lo mandara al PRI nacional, el magistrado le cuestionó: “para qué quieres ir al partido, ahí sólo están los pendejos y los corruptos, y en la Cámara de Diputados y en el Senado sólo están los que no sirven a la administración pública”.