Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
19 de julio de 2016

 

* Narcisista, terco, dogmático, analítico y hedonista

¿Cuál es la personalidad de Javier Duarte?

Una “aproximación a su perfil psicológico”, lo muestra:

Narcisista, hedonista, extremadamente terco y dogmático, pero también analítico y posee un coeficiente intelectual por arriba del promedio.

El análisis lo hace el doctor en psicología, Héctor Cerezo Huerta, destacado profesional de la ciencia de la conducta en México, profesor-Investigador del Instituto Carl Rogers, en Puebla, y exinvestigador del ITESM.

analizando los tres tuits que el mandatario veracruzano publicó el miércoles 6 de julio, así como otros materiales incluyendo el contenido de sus discursos y textos, mediante estrategias cualitativas, de análisis de protocolos verbales, recurrencia de patrones, identificación de temas, indicadores y categorías, triangulándolo con técnicas de psicología clínica, teorías de la personalidad y psicodiagnóstico.

Ese 6 de julio Miguel ángel Yunes presentó dos denuncias penales en contra de Javier Duarte de Ochoa, y otros miembros de su “estructura delictiva” en la Fiscalía General del Estado y en la Procuraduría General de la República.

Después de los actos, Miguel Ángel Yunes deploró que Javier Duarte impida que se de una transición “racional” y que en cambio estuviese más preocupado por construir su “red de impunidad” y por llevar a Veracruz a la insolvencia financiera.

Ante esto el gobernador de Veracruz respondió con tres tuits, que son su forma ahora de comunicarse.

El primero decía: “El pleito y el enfrentamiento pueden servir en la coyuntura a un gobernante para ganar simpatías pero al final la que pierde es la sociedad”.

El segundo de los tuits ya hizo referencia directa a las denuncias presentadas: “Respeto la decisión de M. Yunes de continuar su campaña de odio, puede denunciar todo lo que quiera, sin embargo sus denuncias son puro show”.

Y el tercero lo mostró en todo su esplendor (probablemente brotó muy del fondo de su subconsciente): “Mi postura personal siempre será firme, seria y sin titubeos, en todo momento en favor del respeto, la legalidad y el bien común”.

Con estos tres escritos cortos, hechos al bote pronto, tomando en cuenta el contexto del momento, más los otros elementos que el Doctor Cerezo se allegó, es que elaboró esta “apreciación o aproximación a su perfil psicológico”, porque para hacer “un diagnóstico como tal, pues para ello se requeriría entrevistarlo y evaluarlo de modo completo”, especificó.

Así, refirió que Duarte de Ochoa, es un tipo narcisista, extremadamente terco, y en este sentido, hasta dogmático, pero también es perseverante y –paradójicamente- analítico; sus rasgos de personalidad igualmente incluyen el ser un sujeto extremadamente hedonista (el hedonista es aquel que sólo se preocupa por las situaciones que le produzcan placer) “y esa será su perdición pues no maneja límites propios.

Héctor Cerezo mencionó que también identificó grafológicamente un coeficiente intelectual por arriba del promedio.

Dijo que Javier Duarte actúa por deseo y necesidad de control e impulso y sólo después de ver las consecuencias corrige, “por eso en su texto se aprecia temor y miedo”.

Del primero de los tuits de Javier Duarte (El pleito y el enfrentamiento pueden servir en la coyuntura a un gobernante para ganar simpatías pero al final la que pierde es la sociedad), Cerezo Huerta apuntó: “es obvio una actitud primitiva, infantil y descontextualizada, se siente en franco peligro y por eso sus respuestas son incongruentes e inmaduras, es decir oculta con aparente calma su miedo a privarlo de la libertad”.

De hecho –prosiguió- sus mensajes pueden catalogarse como pasivos-agresivos es decir violencia disfrazada de calma, pretende calmar las aguas para calmarse él.

En ese sentido, refirió que es muy probable que incluso lo estén asesorando “no sólo políticamente sino incluso psicológicamente para contener las denuncias, para sentirse protegido y tener seguridad”: “lo que nunca hizo lo desea concretar ahora ante la urgencia y posibilidad de tener responsabilidad penal”.

El segundo de los tuits de Javier Duarte del 6 julio, fue el que más llamó la atención del Doctor Cerezo (Respeto la decisión de M. Yunes de continuar su campaña de odio, puede denunciar todo lo que quiera, sin embargo sus denuncias son puro show). El especialista refirió que Javier Duarte reconoce perfectamente la diferencia moral entre lo correcto y lo incorrecto, “sólo que el poder lo desbordó; es decir esos rasgos latentes psicopatológicos se volvieron manifiestos”.

Hoy, agrega, pretende usar sus mecanismos de defensa, suponiendo que eso va a disminuir las reacciones políticas. Esta es es una forma primitiva de defensa, y además regresiva, aunque así ha reaccionado siempre, “sólo que ahora ya se volvió una forma rígida de pensar y ser”

“Así mantiene estable a su yo, pero lo único que hace es compensarse”, señaló.

Ante las limitantes para el análisis, Héctor Cerezo refirió que “algunos rasgos pueden corresponder y otros no, lo que sí es indudable es que en lo personal es político, sus rasgos han guiado la forma en como hace política”.