Polìtica
Por Mario Mijares
05 de julio de 2016

Sí Javier Duarte, ha golpeado y reprimido a senadores así como al gobernador electo, que son representantes del pueblo, -los cuales no han podido responder las agresiones-. Qué pueden hacer los ciudadanos comunes ante tantos atropellos.     

1.- Bien sabe el lector habitual de esta columna, sobre el rescate que se hace respecto al lenguaje y las anécdotas cotidianas, mismas que caen por lo regular en situaciones patológicas. Por tanto, hoy es necesario utilizar una vez más las herramientas del psicoanálisis posfreudiano, para así, lograr deducir el entorno en dónde se da la relación del apetito sexual y los embates constantes del gobernador veracruzano. Los siguientes relatos son parecidos a las caricaturas políticas, las cuales consisten en retratar situaciones usuales, pero complejas, mismas que no son otra cosa que; acciones patológicas del actual encargado del Poder Ejecutivo estatal.      

La mayoría de la población, habrá leído sobre la engorrosa discordia entre el cabeza hueca de Duarte, quién es muy parecido a Venancio, ese gallego brutazo y precipitado, quien no obstante a sus limitaciones, utiliza el poder de una manera imperturbable en contra de la familia Yunes. Quizás su complejo de Edipo, lo lleve a su deseo innombrable de toda bestia que utiliza el poder, actuando a través de la soberanía-tiránica. Pero habrá que despejar la categoría psicoanalista, para descifrar ¿De quién es el deseo? Sí del gobernante que lo ha realizado a través de la veleidad  y sus caprichos o  bien del individuo quién teme de manera terrorífica la muerte. De ahí que cuando se efectúa un diagnóstico sobre este protagonista de apellido Duarte, no se sabe si sus acciones son cobardes o temerarias. 

  1. Javier Duarte en lo que va de su administración, algunas veces ha degradado y otras vapuleado a los senadores veracruzanos, José Francisco Yunes Zorrilla; Héctor Yunes Landa, Fernando Yunes Márquez y a Miguel Ángel Yunes Linares gobernador electo. Por desgracia, no pude asistir a la hemeroteca para sacar las fechas reales, en las que el actual gobernador ha tenido que ver en las adversidades de todos ellos.

Sin embargo, hasta hace poco el más molido de ellos, había sido Héctor Yunes, senador a quien le hizo la vida pesada desde un año antes de que este anunciara que competiría por la gubernatura. Pero, quién no recuerda la burla de la caña de pescar, una chacota que no debió permitir Héctor Landa en el preciso momento de recibirla, pero se atemorizó, así mismo, la afirmación de que EPN le dijo que sería él quien denominaría al candidato. La lectura que se hace en la relación entre el gobernador y Yunes Landa con Duarte, es enfermiza ya que va del miedo a la piedad. Sin duda, pasiones que se mueven entre acciones extremas e incluso de envidia malevolente.

3.-  En el caso de José Francisco Yunes es distinto, la relación es cómo un tipo de agua con aceite, líquidos distintos, pero que no dejaron de tener una relación perversa, la cual, “Pepe” finalmente evitó confundir esa agua clara con el aceite viscoso. A pesar de ello, fue perseguido por el Edipo Tirano. Sin embargo, el gobernador logra su actuación máxima en este circo trágico, con los ataques directos y constantes contra el papá e hijo Yunes. Los cuales parecieran perseguidos por un fantasma tiránico y absurdo, quizás por ello, ambos no han tenido una reacción como la que se esperaba.

“Luis Ángel Bravo, fiscal general del estado declaró: “no hubo detención de integrantes de los 400 pueblos […] la resolución no tendrá tintes mediáticos, pues se dialogó con el licenciado César del Ángel, a quien le aseguró será conforme a derecho”. La Jornada, Veracruz, domingo 3 de julio de 2016, p. 11. Para el que sepa leer entre líneas, aquí se demuestra, que gobierno duartista protege al agresor no a los agredidos, más claro ni el agua, no hay duda de que los atropellos de esta administración no tienen parangón

Lic. Yunes, ¡El vengarse de un cadáver no resulta necrófilo como apetecer hacerle el amor! Es urgente que le mande un aviso real, no sólo de verbo. La posmoderna invencibilidad únicamente entiende a golpes. De continuar así, en los seis meses restantes Edipo pude convertirse en criminal, y como dicen en el Veracruz rural, -de comer tierra a frijoles mejor […], pero volvamos al inicio del texto. En México, dónde la ley es para violarla, no se puede actuar de conformidad,  ni de la ley, ni de los deseos del verdugo.

4.- Estos son los callejones sin salida a los que lleva ésta y otras conclusiones, sobre la violencia que se da en el país, y sobre todo en esta región veracruzana. El origen de la enfermedad de Duarte es haber cedido al deseo de arribar y usurpar del trono de los políticos. Lic. Miguel Ángel Yunes, habrá que tener cuidado, pues finalmente el incesto con la madre, procreo hijos que muchos de ellos resultan sus hermanos, los cuales se puede asegurar, que no saldrán de férula de la administración pública, pues ahí estarán agazapados esperando el descuido del próximo gobernador.