Definitivamente, se ha comprobado que de la combinación de ineptitud y corrupción en un gobierno resulta un coctel pernicioso para la sociedad pues da como consecuencia el retraso de beneficios sociales, tal y como ocurre en el caso de los Pueblos Mágicos (seis en Veracruz) que no tuvieron acceso al beneficio del recurso enviado por la federación porque se atoraron en la Secretaría de Finanzas. Según Reynaldo Quirarte, presidente de la agrupación “Veracruz es el turismo” asegura que desde 2011 a la fecha la entidad ha dejado de recibir 170 millones de pesos de la federación porque Sefiplan no comprobó en que se aplicaron y por lo pronto tuvo que devolver 24 millones de pesos destinados al programa de Pueblos Mágicos.