Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
25 de julio de 2016
 

“Miremos más que somos padres de nuestro porvenir, que hijos de nuestro pasado.” – Unamuno.

 

Ante el escenario de crispación social que enfrenta México y Veracruz, relevante resulta darnos cuenta que no toda la generación impulsada por el “Fidelduartismo” está perdida, no todos los políticos veracruzanos comulgan con la filosofía de la “pirinola” en donde la máxima fue toma todo, para luego encontrar alguna excusa que permita explicar el porqué de la no aplicación de un recurso o por la no consumación de una obra.

 En Xalapa, al menos, su alcalde, Américo Zúñiga Martínez ha enfrentado con verdadero talento la encomienda de gobernar para todos, aun cuando algunos apunten lo contrario, pues en una capital con poco más de 800 mil habitantes las obras municipales han sido la única fuente de ingreso para cientos de familias que no encontraron respuesta de su Gobierno Estatal.
 Si ese que afirma que Veracruz ya cambio, que se dedicó a darles la espalda, para centrarse en la comodidad de engrosar la talega sin importar dejar a enfermos y sin medicamentos a miles de pacientes en los hospitales del sector salud, o a jubilados y pensionados sin sus pensiones, o a los campesinos sin insumos, semillas, fertilizantes, porque esos recursos debían estar en el Rancho del secretario del ramo, o en la casa de a amante o del compinche que sirvió de tapete para la zalamería de todas y cuantas absurdas pretensiones les vinieron a la cabeza.
 
Por fortuna, el alcalde de Xalapa, el entra a temas de fondo, a los asuntos que verdaderamente demuestran que su formación provino de una buena cuna, teniendo como padre y mentor al gran Guillermo Zúñiga Martínez, quien hizo del ejercicio del discurso una forma de interlocución política extraordinaria.
 
Y esto quedó demostrado apenas este lunes, cuando el presidente Municipal de Xalapa en representación de los dos mil 446 presidentes municipales y 16 delegados de la Ciudad de México fijo el posicionamiento de los ediles ante el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para reflexionar de manera propositiva y autocrítica que permita clarificar la ruta de lo que podemos realizar en los próximos años.
 

Y es que la coyuntura en la que se encuentran los municipios de México –tras los homicidios dolosos de al menos dos de ellos, uno en Chiapas y otro en Guerreo- a tres años del mandato del presidente Enrique Peña Nieto, es preponderante para definir una nueva Agenda para el Desarrollo Municipal, que permita relanzar una estrategia nacional de vinculación, de colaboración y coordinación entre los tres órdenes de gobierno a favor del mejoramiento de la vida en las ciudades y en las comunidades locales.

Resaltó en Zuñiga Martínez que es momento de “una estrategia que haga posible que las competencias sean acompañadas de los instrumentos y los recursos que son indispensables para llevarlas a cabo, y poder así reducir al mínimo la inequidad federalista que limita a los municipios –en muchos casos– a ser meros gestores de servicios públicos básicos.”
 
El munícipe xalapeño afirmó que “es momento de revisar el actual esquema de distribución de los recursos federales para que los municipios tengan suficientes fondos para ofrecer servicios públicos de calidad que se merecen los ciudadanos, que los reciban en forma institucional, sin aduanas que vicien o denigren la dignidad de los gobiernos municipales.”
 

Es tiempo de reconocer al municipio como un orden de gobierno con la misma dignidad de los otros dos y no como un orden de gobierno inferior, sostuvo.

Al hablar de la “Nueva Agenda para el Desarrollo Municipal” el alcalde de Xalapa, remarco que está deberá ser un instrumento para resolver en este año, una cartera mínima de nudos que afectan a los municipios y que son obsoletos en el federalismo moderno al que aspiramos.
 
Ante el titular de la SEGOB Federal, Osorio Chong, Américo Zúñiga ejemplificó algunos de los temas que dentro de la vida institucional y económica de los municipios podrían mejorar sustancialmente las cosas:
 

Primero dijo, se deberá “eliminar las excepciones en el pago del impuesto predial, del que gozan empresas privatizadas, aeropuertos, oficinas burocráticas, y decenas de miles de inmuebles que causan detrimento de las finanzas municipales.”

Segundo, garantizar el pago por uso de la vía pública a empresas privadas o públicas que actúan en el espacio urbano, bajo un paraíso fiscal y normativo que deriva en un grave daño incluso al paisaje urbano con sus cables e instalaciones sin compromiso alguno con el orden.
De resolverse ambas tendrían efectos positivos concretos e inmediatos al incrementar la recaudación de ingresos municipales y mejorar la calidad del espacio público.
 

Y en tercer lugar, podemos mejorar la coordinación y colaboración entre los tres órdenes de gobierno, y no dejar fuera a los municipios de los foros en donde se definen políticas públicas nacionales. Para ello, planteamos decretar la integración de los representantes de municipios en cada uno los órganos nacionales de decisión, y establecer una mesa permanente de coordinación entre el Gobierno federal, los Gobiernos estatales y los Gobiernos municipales, cuyo objetivo sea colaborar en la operación y ejecución de las políticas públicas nacionales a fin de que puedan implementarse eficazmente en el ámbito local.

Sinceramente resulta interesante dar cuenta de que un político joven al menos, comprendió que el servicio de la función pública es y debe ser siempre el tema preponderante de quien detenta por mandato popular el gobierno, que no se duerme en sus laureles, ni se encierra en su castillo, para sentado en la hamaca ver pasar la oportunidad histórica de transformar a su región, a su estado.
 
En hora buena por el alcalde de Xalapa, que ha sabido honrar el apellido heredado por su padre, quien sembró y ahora cosecha buenos resultados.
  

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx