Un juez federal ha resuelto que el Fiscal de Veracruz debe admitir y desahogar las pruebas de las dos denuncias presentadas por el ahora gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes linares en contra de Javier Duarte de Ochoa, de algunos de sus familiares y de funcionarios de su gobierno. La acusación es por enriquecimiento ilícito y sobre el fraude de las famosas empresas fantasmas. Se refiere también a Moisés Mansur Cisneros, a Gerardo Bonilla Suárez y a Octavio Jaime Ruiz Barroso, como presuntos prestanombres que deberán ser citados a declarar ante la fiscalía. Como se ve, ahora sí el Fiscal no puede eludir esa responsabilidad y ya tiene trabajo para rato.