Despertar a tiempo
Por Romeo Gonzalez Medrano
22 de julio de 2016

Cuando vives el día a día como si tu vida, el negocio o el empleo que ahora tienes fueran eternos.

Cuando eres indiferente ante la corrupción y la impunidad destructora del orden e instituciones que costaron más de un millón de vidas en 1910,

Cuando te piensas mortal, solo cuando asistes a los sepelios o acabas de presenciar un accidente.

Cuando comes basura sin llevar cuenta de cuànta has comido y lo que te puede cobrar tu cuerpo en pérdida de salud.

Cuando trabajas y trabajas sin detenerte a pensar para qué y eres de los que creen que obtener y acumular dinero es garantía de felicidad y buenos hijos.

Cuando en casa tomas tus alimentos sin mirar ni hablar con tus hijos y esposa, 

Cuando te comportas como si el acta de matrimonio que firmaron fuera garantía de felicidad, de amor eterno o derecho de propiedad sobre tu pareja.

Cuando te despides al salir de casa sin preocuparte si volverás sano y salvo y el beso de despedida o llegada se ha vuelto  protocolo.

Cuando eres de los que creen la mentira de tener miles de amigos en Facebook aunque no tengas uno solo real.

Cuando vives en una ciudad rodeada de verdes montañas que jamás contemplas como si no existieran y al cielo solo volteas por la mañana para saber qué ropa te pondrás.

Y algunas mañanas en que tu sobre peso te llevó a dar una caminada al parque más próximo y, feliz acostumbras respirar sin pensar ni preocuparte que cada día el aire limpio es cada vez más escaso.

Cuando abres la llave de la regadera sin pensar que ese tipo de agua es apenas 3% de toda la existente en el planeta.

Cuando ir a misa y confesar tus pecados se ha vuelto tranquilizante rutina y tu conciencia barril sin fondo ni llenadera,

Cuando vives sin importarte que tarde o temprano serás parte de una mayoría con enfermedades cardiovasculares y crónico degenerativas. 

PERMÍTEME DECIRTE QUE SOLO SOBREVIVES, 

QUE ESTAS PERDIÉNDOTE DE VIVIR LA ÚNICA VIDA QUE TIENES 

Y QUE TE HA LLEGADO LA HORA DE CONOCER Y VIVIR EL PODER DE LA INCERTIDUMBRE, INCLUSO DE LA MUERTE.

¡BENDITA INCERTIDUMBRE!

LA FUERZA CON POSIBILIDAD DE HACERTE DESPERTAR Y CAMBIAR LO MÁS DIFÍCIL DE CAMBIAR EN Y POR EL HOMBRE:

¡SUS HÁBITOS. !

¡VIVA LA INCERTIDUMBRE !