priiii_0Cuando en 2000 el Partido Revolucionario Institucional vivió su primera gran tragedia electoral al perder la presidencia de la república, desde su interior surgieron voces planteando cambios de estructura y funcionamiento partidista; repitieron el escenario en 2006 frente a otro fracaso electoral con Roberto Madrazo como candidato, quien expresó que su partido “no estaba dialogando con la sociedad”, y a la vez propuso “cambios”. No los hubo o simplemente fueron “cosméticos”, pero como fuera en 2012 retornó el PRI a Los Pinos. Ahora, perder siete gobiernos federativos no es poca cosa, y este partido vive una auténtica crisis de fondo frente a circunstancias políticas y sociales diferentes a las del 2000 que le permitieron resurgir doce años más tarde, y la principal interrogante es sobre si podrá superar la ebullición a su interior por grupos encontrados, a la vista de la sucesión presidencial y de dos partidos, PAN y MORENA cuya fortaleza los convierte en primeros en la competencia electoral.