Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
06 de julio de 2016
  • Un negocio de casi 25 MP en 6 meses

  • Fidelato fracturado en próxima Legislatura

Las fotomultas ya vienen de regreso.

No es un mito. Es verdad.

El gobierno del estado tiene todo para volverlas a poner en el momento que se les antoje.

De hecho ya deberían estarse aplicando otra vez, de acuerdo con el “Convenio para la suspensión temporal del contrato de prestación de servicios.

Ese convenio, en su cláusula quinta asienta que el “Contrato de Prestación de Servicios” formalizado entre el gobierno del estado y Autotraffic se reanudará en un lapso “que no podrá exceder de un término máximo de tres meses efectivos a partir de esta fecha”, el 1 de abril de 2016, que fue cuando se suscribió el acuerdo de suspensión.

Pero no se ha reactivado.

¿Por qué?

Probablemente porque ponerlo en operación nuevamente en estos momentos en que Fidel Herrera está impuesto en ponerle bombas en el camino al gobierno de Miguel Ángel Yunes –vía Javier Duarte-, les quitaría sonoridad.

En esa condiciones es probable que la aplicación de las fotomultas la aplacen nuevamente, incluso para una fecha posterior al 1 de diciembre, una vez que empiece el periodo de Miguel Ángel Yunes, y que estas queden como una trampa más que el fidelato, dejará en el camino.

De hecho la Secretaría de Finanzas y Planeación en la respuesta a la solicitud de acceso a la información 00654516 asienta que “la fecha de reanudación del servicio (de fotomultas), esta dependerá de los resultados obtenidos del Programa “Conduce-T Responsable” implementado por el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Seguridad Pública”.

La SSP nada ha dicho, pero en cambio Pedro Muzquiz Peña, secretario técnico, de la anodina Comisión Estatal para la Prevención de Accidentes (COEPRA), vinculada a la Secretaría de Salud, impulsa con fuerza el regreso de las fotomultas y lo hace junto al presidente de la Comisión de Tránsito y Vialidad del Congreso del estado, Adolfo Jesús Ramírez Arana, que fue quien promovió el nuevo Reglamento de Tránsito y en el cual se establecieron las bases para este programa.

Pedro Muzquiz por alguna razón tiene prisa porque regresen las fotomultas (¿acaso será socio de Autotraffic?), tanto que incluso las considera “un tema de salud pública, no de recaudación”, porque –según él- se logró una reducción de accidentes de hasta el 60 por ciento en las vías de Xalapa, y de al menos 15 por ciento en el puerto de Veracruz, lo que se determinó –dijo- mediante un estudio.

Solo que hay un pequeño problema. Autoridades del sector salud consultadas dijeron desconocer dicho estudio.

Pero Muzquiz Peña no tuvo empacho en decir con base en ese estudio fantasma que incluso se registró un decremento de hasta 45 por ciento en el número de lesionados por percances vehiculares.

Antes ya había reconocido que no tienen siquiera el menor registro de las causas de los accidentes en Veracruz. El 16 de abril de 2015 en una nota del Diario de Xalapa, firmada por Melissa Hernández aceptó que no llevaban una estadística sobre las causas de los accidentes de tráfico.

Vaya, Pedro Muzquiz en este afán porque regresen las fotomultas incluso negó que las mismas se hayan implementado para incrementar los ingreso del gobierno del estado con este fin.

Lo peor es que la credibilidad de Pedro Muzquiz es cuestionable porque su salida como director del Creever estuvo rodeada de situaciones no muy claras y su relación con el extitular de la Secretaría de Salud, Antonio Nemi.

Pedro Muzquiz, pues, es el ariete que el gobierno del estado utilizará, junto con el diputado Adolfo Ramírez para regresar las fotomultas y estas pueden reimplantarse en cualquier momento.

FOTOMULTAS: UN NEGOCIAZO DE CASI 25 MILLONES DE PESOS EN 6 MESES. La real y verdadera causa por la que el gobierno del estado de Veracruz busca que regresen las fotomultas es porque son un gran negocio, que en 6 meses (de septiembre de 2015 a febrero de 2016) representó 24 millones 897 mil 443 pesos recaudados (aparte de las multas que no fueron pagadas).

La Sefiplan fue la que proporcionó este monto, de acuerdo con la solicitud de información 00229016, iniciada por Imagen del Golfo.

Esta cantidad fue recaudada tan sólo en Xalapa y Veracruz, ciudades en las que se implementaron las fotomultas, y es más de 3 veces de lo reunido en el semestre anterior, que fueron 7 millones 964 mil 197 pesos.

Este es un negocio en donde nadie dice quien se quedó con esos casi 25 millones de pesos.

La Sefiplan se esmera en ocultar la información.

Así pues, el negociazo ahí está.

Pero no tiene perdidas porque el contrato habla de “17 meses efectivos” “… a partir de la primera fotografía debidamente captada y procesada por los sistemas de detección de exceso de velocidad”.

Los 17 meses empiezan a contar a partir del 1 de agosto de 2015, de acuerdo en lo anotado a la respuesta de la solicitud de acceso a la información 00654216, por lo cual, si fueran a tiempo corrido terminarían el 31 de enero de 2017.

Así pues, la amenaza de las fotomultas, ahí está.

Y cuando la reimpongan, caerá sobre los terrenales, especialmente.

(La respuesta a la solicitud de acceso a la información 00654516 también la puede usted ver en http://misticosyterrenales.blogspot.mx/2016/07/misticos-y-terrenales-fotomultas-ya.html )

FIDELATO FRACTURADO EN PRÓXIMA LEGISLATURA. El 21 de junio de este año Javier Duarte se reunión con los diputados electos por los partidos aliados al fidelato, es decir el PRI, el PVEM, Nueva Alianza y el AVE.

Sin embargo en esa reunión no estuvo Gerardo Buganza Salmerón.

Las versiones corren en el sentido de que Buganza se molestó porque inicialmente le habían ofrecido ser el presidente de la Junta de Coordinación Política de la próxima Legislatura, pero esto le fue negado después de la estruendosa derrota del PRI y sus aliados.

Buganza buscó entonces ser coordinador de la fracción del PVEM en la siguiente Cámara de Diputados, pues puede tener hasta 4 diputados (dos de mayoría y dos de representación proporcional), pero esto también se lo impidieron.

El fidelato pretende fusionar a todos los diputados de este grupo político en una bancada pluripartidista, para controlarlos mejor y evitar que alguno de ellos sucumba a la tentación de irse con el PAN o el PRD, o incluso con Morena; la intención es que todos actúen en bloque en la defensa del gobierno de Javier Duarte, porque el panorama pinta en el sentido de que se actuará en su contra.

Este grupo sería coordinado por Vicente Benítez y Juan Manuel del Castillo, en el 1-2, por ser ellos precisamente los más conspicuos representantes del fidelato en la siguiente Cámara de Diputados local.

Así pues Gerardo Buganza no acudió al llamado, para dejar patente su descontento y en espera de que lo llamen al redil con una buena oferta.

Más la espera se ha prolongado y lo único que ha habido son promesas de político demagogo en campaña, de esas de “vas a ver que vamos a estar bien”, de las que ya muy pocos se creen.

Entre los antiguos grandes místicos hay fracturas.

Sefiplan Reanudar Autotrafic