contraesquina 1Julio2016Contraesquina Política.
Por Fernando Martinez Plascencia
02 de julio de 2016

 

Miguel Ángel Yunes Linares: no se deja ni se dejará

Pablo Pavón Vinales: Este radio todavía suena

No cabe duda. Javier Duarte perdió la razón. Sumergido en sus tribulaciones, envuelto en sus miedos, sufre un grave desquiciamiento mental.

Javier Duarte nunca tuvo brillo, la oscuridad siempre estuvo a su lado.

Pudo haber tomado otro camino, decidió el que lo mantiene en la sombra política, y el que lo llevará al ostracismo.

Nunca en la historia de Veracruz habíamos tenido un gobernador con semejantes desbordamientos de intolerancia, y con una enorme incapacidad de comprensión de lo que significa el quehacer político.

Por eso, la política es una gran responsabilidad que no la puede ejercer cualquiera, y menos cuando la persona no entiende que llega a servir y no a servirse.

Hemos tenido de todo, Veracruz ha tenido que aguantar muchas cosas de gobiernos anteriores, es más, soportó al más nefasto de todos, al que empezó con la destrucción de Veracruz: Fidel Herrera Beltrán.

Pero ésta hechura, la hechura del jefe del clan de la corrupción, tiene mala costura. Javier Duarte está podrido, apesta. Donde quiera que se pare, genera odio, rencor, coraje, impotencia de no poder hacer nada. Da rabia saber que se puede ir impunemente, da rabia saber que hundió al pueblo veracruzano, pero más rabia da, saber que el gobierno federal lo tolera, y lo acuerpa como uno de sus mejores elementos de partido.

Javier Duarte es de mala testa. En ninguna cabeza, con un cerebro pensante, cuerdo, activo, en buenas condiciones, cabe semejante estupidez de descargar un odio personal, en contra de alguien que habrá de sustituirlo a partir del primero de diciembre.

Mandar a golpear al gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares, al dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, y otras personas mas que lo acompañaban, rebasa cualquier locura. Esta consigna no la hace cualquiera, tuvo que haber una orden de quien hoy mal gobierna el estado, es decir, esta orden no pudo haber venido de algún funcionario menor, o de medio pelo, esta orden salió de palacio de gobierno. No hay más.

La conclusión es clara: Alguien perturbado de sus facultades mentales no debe tener un cargo público, y menos la de gobernador.

Es verdaderamente escalofriante, imaginar, de qué tamaño tiene los sesos este señor, verdaderamente espeluznante imaginarlo en los siguientes meses que le quedan de gobierno.

Miguel Ángel Yunes Linares había acudido al congreso del estado, a explicar los fundamentos, por los cuales los diputados locales no deberían aprobar ningún nombramiento, relacionado con el tema de la corrupción en que está metido don Próspero y varios duartistas, por cierto, hoy escondidos, viendo cómo JDO sigue errando, y llenando de piedras el camino rumbo a sus últimos meses de gobierno, viendo como le sigue enterrando un clavo más a su ataúd político.

La turba, que llevaba la orden de espantarlos, fue más allá de la orden dada. Se trataba de echarles a perder el evento, y punto. Pero recuerde que este tipo de acciones siempre se salen de control, y esto no lo calcularon los autores intelectuales. Afortunadamente no pasó a mayores, pudo haber consecuencias más graves, el mismo gobernador electo pudo haber quedado incapacitado si un ladrillazo de los que le aventaron le da en la cabeza, o a Ricardo Anaya, o alguna otra persona, y entonces sí estaríamos hablando de un gobernador, que estaría separándose de su cargo en este momento.

Lo que dice el hijo de César del Ángel, líder de los 400 pueblos,  el diputado Marco Antonio del Ángel Arroyo, que el gobernador electo pudo haber salido por la puerta de atrás del recinto legislativo, para evitar la agresión, es una idiotez. No es motivo suficiente para tal acto tan violento, que pudo haber salido más caro de lo que se imaginaron los enemigos de MAYL. Todo estaba planeado.

¿Hasta dónde quiere llegar el gobierno federal sosteniendo a este mal gobernante?

¿Es necesario que pase algo más grave?

¿Ya le tomó la medida a Enrique Peña Nieto?

¿Tiene algo que ver aquellos veinticinco millones de pesos que fueron entregados en el aeropuerto de Toluca  a la gente del hoy presidente de la república?

¿La complicidad está valuada en veinticinco millones de pesos, o hubo más?

Me inclino por lo último, la complicidad siempre va en razón del dinero. Aunque señor Enrique Peña Nieto, parece que ya está bien pagado el favor, son cuatro años de serios señalamientos de desvíos de recursos económicos federales, estatales, y de toda índole, que han llegado a su escritorio presidencial, y casi seis años que hemos tenido que aguantar tanta miseria e inseguridad en todo el territorio veracruzano.

Conduélase de nosotros.

Ya denos chance de respirar un poco de aire fresco.

Ya basta señor presidente Peña.

Pasión y razón no deben mezclarse, y desgraciadamente ese el error de Javier Duarte de Ochoa durante todo “su sexenio”.

Afortunadamente, de los hechos violentos contra Miguel Ángel Yunes, y comitiva trajo algo a favor; El gobierno Federal intervino, y los diputados locales dieron marcha atrás al nombramiento del Fiscal Anticorrupción, lo quitaron de la agenda, o de la orden del día. Queda aplazado, hasta otro nuevo zafarrancho. 

Sin embargo, de lograrse imponer Duarte en los nombramientos, que seguramente volverán a tocarse, deja en total indefensión a los veracruzanos, para que, por conducto de Miguel Ángel Yunes Linares, se hiciera justicia a tanto robo indiscriminado. Con eso tendrá que lidiar el hoy gobernador electo una vez que asuma como titular del poder ejecutivo, y ni bien termina de tomar posesión cuando ya trae encima la renovación de las 212 presidencias municipales.

Sí, porque recuerde que el próximo año, se tienen que elegir a los presidentes municipales que entrarán en funciones, en el último año de gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, es decir, en el dos mil dieciocho

Difícil tarea porque en el último año de su gobierno, también se elegirá al presidente de la república, senadores, diputados federales y locales, y ahí es donde el gobernador electo tendrá que echar mano de toda su experiencia.

Lo interesante aquí es que el gobernador conoce todo el territorio veracruzano, conoce a todos y a cada uno de los políticos más representativos, y no se duda que los buscará para fortalecer a su partido; el PAN.

En este sentido, la zona sur no escapa a ello, es una tierra que siempre ha dado muestras de su enorme participación electoral, es un bastión sumamente fuerte. Ha dado  muestras de la cantidad de votos que pueden hacer la diferencia en una elección.

Pero hoy, el sur de Veracruz se encuentra desorientado, al garete, sin alguien importante, políticamente hablando, que sepa unir, llevar a cabo los acuerdos políticos necesarios, pero que además, sepa sumar.

Y, precisamente aquí, surge nuevamente un nombre ante la falta de un liderazgo fuerte: Se trata de Pablo Pavón Vinales.

El sur de Veracruz está sin un liderazgo real, no existe, un liderazgo que hace falta en estos momentos, y ante esto, hoy resurge nuevamente el hombre fuerte de la zona sur, el ex dirigente de la sección 10,  quien goza de la estima de un amplio sector de la población, tanto en el área urbana, rural, y en la zona sur, ampliamente conocido, con un liderazgo irrebatible, y con arraigo fuertemente ligado a la política.

Donde quiera que se pare, no hay persona que no lo conozca, lo salude, le dé su afecto y su amistad, que le exprese su compromiso en cualquier tarea política que él lleve a cabo.

Pablo Pavón Vinales  surge nuevamente para hacer la diferencia en ese liderazgo que tanto hace falta.

Miguel Ángel Yunes Linares, ya como gobernador tendrá que echar mano de importantes personajes en todo el estado de Veracruz, pero principalmente en la zona sur, donde Pablo Pavón Vinales es considerado como un personaje que sigue manteniendo una fuerte presencia, que no pasa desapercibido para todos aquellos que hoy están en la esfera del poder.

Pablo Pavón Vinales nuevamente suena, para ocupar un importante cargo dentro del gabinete de MAYL, o mejor aún, uno de representación popular, de los que estarán en juego próximamente.

Interesante sería ver a Pablo Pavón, con su liderazgo, coordinando a todo el panismo en la zona sur, y seguramente, escúchelo bien, Miguel Ángel Yunes Linares tratará de reforzarlo, para que éste terreno se pinte de azul en los próximos comicios, porque no hay que olvidar que el próximo año se eligen presidentes municipales, pero también la presidencia de la república, diputados federales, locales, y senadores en el 2018, y que mejor manera que empezar desde ahorita a trabajar con un personaje de la talla de Pablo Pavón Vinales.

Miguel Ángel Yunes Linares piensa cien por ciento políticamente, y seguramente Pablo Pavón le será de mucha utilidad en sus proyectos políticos.

Pablo Pavón Vinales podría aumentar el terreno político del panismo, además, no lo olvide usted, ya una vez fue candidato por el PAN a la presidencia municipal de Minatitlán, cuando el hoy gobernador electo, fue candidato al gobierno del estado, y como nunca en la historia, cinco regidores llegaron a aquella comuna por el Partido Acción Nacional, es decir, Miguel Ángel Yunes conoce de la capacidad política del ex líder de la sección 10, sabe que su palabra es respetada dentro de la política.

El gobernador electo para aumentar la clientela electoral panista, y fortalecer al panismo necesitará de la suficiente experiencia que tiene el ex diputado federal.

Ante la falta de un liderazgo, por el decaimiento de muchos líderes que han perdido credibilidad,  fuerza y control político, surge nuevamente el ex presidente municipal de Minatitlán.

Pablo Pavón vuelve a sonar, y está sonando muy fuerte, como una vez él mismo lo dijo: “este radio todavía suena y suena bien” Ojo señores.