INQUIETUD MAGISTERIAL

Luis Ortiz R.

Los corchos de las  botellas  de Champagne, Dom Perignon, con valor cada una de $2,705.00, no cesaban de estallar, los caviares y manjares más exquisitos se destacaban en las mesas con manteles blancos, aunque seguramente, sus comensales, muchos maestros y líderes seccionales  entre ellos, hubieran preferido unos tacos de carnitas estilo Michoacán.

Las fiestas de la maestra Elba Esther Gordillo Morales siempre fueron dispendiosas, sus allegados más íntimos, algunos seccionales, políticos y empresarios, recibían buenos relojes, les regalaba viajes en crucero, departamentos, autos, y poder, mucho poder.

La  “maestra” Gordillo, sabía que, “a como era el sapo era la pedrada”. Uno de los más allegados, tras bambalinas fue Emilio Azcárraga Jean, con este empresario la “maestra,” Gordillo,  tenía  un trato especial, por ejemplo en el 2009, el SNTE y Televisa, firmaron un convenio por 150 millones, para difundir un programa de concurso titulado “Todo Mundo cree que sabe”, que conducía Marco Antonio Regil. Un regalo en charola de plata para su querido amigo.

En la mesa de honor no podía faltar el orgullo de su nepotismo sindical, Juan Díaz de la Torre, con un donaire que cautivaba a las maestras, con trajes hechos a la medida de los mejores cortadores de México.

El SNTE, estaba en  lo más alto, su cercanía con el gobierno panista, le redituaba muchos millones. La alianza con los gobernadores estaba más fuerte que nunca. Sin embargo, como dice la canción, “el tiempo es justiciero y vengador”.

Después de que se rompió la alianza con lo mandones del PRI, para fortalecer la campaña de Enrique Peña Nieto, comenzaron los primeros nubarrones en el horizonte del SNTE.

La mirada de su protector, la mano que mece la cuna del grupo Atlacomulco, el padrino de la mafia política mexicana, Carlos Salinas de Gortari, consideró que los tiempos de poder de la “maestra” Gordillo, habían terminado. Él la había puesto, él era el encargado de quitarla. Sin duda eran valores entendidos entre el “Don” y el inexperto hijo preferido del Grupo Atlacomulco.

Su detención en marzo del 2013, su humillación en cadena nacional mostrándola sin maquillaje y con ropa de prisión, fue un mensaje contundente para sus adalides seccionales. Por informes de algunos testigos presenciales, la noche de la detención de la “maestra”, Juan Díaz de la Torre, casi al borde del llanto, creía que en cualquier momento iba ha ser detenido.

No fue así, este peón estaba considerado a ocupar la silla de su hacedora, este maestro encajaba, a la perfección, en los planes de los amos del poder, necesitaban un hombre sin carácter, un títere, y Juan Díaz de la Torre, reunía todos los requisitos. Esa fue su salvación. Su sometimiento y abyección, y sobre todo, su capacidad olfativa para soportar las flatulencias de los amos del poder.

A partir del encarcelamiento de la maestra Elba Esther Gordillo Morales, los  miembros del Comité Ejecutivo del SNTE y sus seccionales en todo el país, comprendieron, que solo eran meros tigres de papel. Su orfandad se hacía presente. El mote del “Sindicato más poderoso de América Latina”, solo resultó ser un adorno más. Las bases se rebelaron en casi todos los Estados. La estocada del gobierno federal contra su máxima líder, había sido planeada meses atrás, por sus enemigos más acérrimos, y  estaba causando estragos entre los miembros del SNTE.

Hoy el SNTE, como un enfermo en fase terminal, no reconoce su enfermedad, se niega a morir,  se retuerce en sus dolores, sabe que en cualquier momento las bases lo pueden rebasar, los aires de la democracia, comienzan hacer mella en su cada día más débil  estructura.

En Zacatecas, donde la valiente disidencia, tenía la mayoría de delegados para ganar,  tuvo que ser aplacada mediante porros contratados por el gobernador local. Un charrazo desde las cúpulas del poder. En Chihuahua, la disidencia ya mostró su inconformidad. En Veracruz  el magisterio se encuentra agazapado. En el sur del país la presencia del CNTE, es cada día más fuerte.

La credibilidad de Juan Díaz de la Torre se encuentra por los suelos. El SNTE, sabe que sus días están contados. La balcanización del SNTE, ya es una realidad, al menos en el Estado de Veracruz, donde la sección 32 del SNTE, que agrupa a más de 100 mil integrantes entre  administrativos, maestros y personal de apoyo, mostro claros signos de debilidad al no poder apoyar al candidato del PRI  a la gubernatura. Además,  en este Estado existen más de 20 sindicatos magisteriales, otros más, están exigiendo su toma de nota.

Hoy las huestes del SNTE, las vacas sagradas, los mandamases, solo suspiran por los tiempos que se han ido. Ven como sus edificios se quedan solos, los maestros prefieren hacer sus trámites ellos mismos.  Saben que la Reforma Educativa, que la maestra Gordillo combatió, hoy solo sirve como tabla salvavidas de su endeble líder. Algunos, seccionales, no todos, solo unos pocos más avisados,  alcanzan a ver como se desmorona lo que fue el sindicato más poderoso de América Latina.