Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
13 de julio de 2016

• La defensa de JDO con mentiras y amenaza

• Hasta el Fisculin le sonríe a Mayuli

Hoy el fidelato llega a su fin y Javier Duarte trata de hacer acopio de fuerza para mostrar que todavía tiene el control político, cuando menos de lo que corresponde a los funcionarios del PRI; pero ya ni eso puede conseguir.

Javier Duarte no tiene inconveniente en pelearse vía twitter con Héctor Yunes, ni en lanzar el tuit de Judas contra Vicente Benítez, de lo desestabilizado que se encuentra.

Pero ya ni eso le sale bien.

Los diputados priistas y demás ligados a ese partido buscan como ligarse con otras fuerzas política, al grado de que muchos ya se muestran abiertamente alineados con Pepe Yunes, mientras que otros tratan de escalar las barreras que  les impiden llegar hasta Miguel Ángel Yunes, para congraciarse, como José Ramón Gutiérrez de Velasco, que después de ser diputado local con los colores del PRI quiere regresar al PAN y ahora refuta todo.

No sólo los diputados buscan acercarse al gobernador electo, si no que incluso algunos secretarios de despacho lo han hecho, según fuentes cercanas al mismo, para ofrecerle la información que requiera y para justificarse.

La lealtad hacia Duarte se quebranta, e incluso el Fiscal del estado, Luis Ángel Bravo Contreras recibe a Miguel Ángel Yunes a las puertas de sus oficinas con una sonrisa, como nunca antes lo había hecho.

Duarte no quiere darse cuenta, pero cada día se queda más y más sólo.

Ya ni su esposa lo acompaña.

Las versiones que se difunden son en el sentido de que Karime Macías está en el extranjero, buscando donde establecerse y escuela para sus hijos.

Ahora sí, sería conveniente que Javier Duarte muestre a sus hijos en la escuela, para desmentir que ya comenzó su huida.

Vaya, a Javier Duarte este martes ya no le alcanzaron los votos para promover que se le diera base a todos los trabajadores del gobierno del estado, pero sobre todo a los funcionarios públicos de medio nivel que están en la nómina y que él y su grupo pusieron ahí.

El decreto para reformar “la Ley número 364 del servicio civil y la ley número 584 del servicio público de carrera en la administración pública centralizada”, con la que se daría la basificación de estos burócratas, tuvo que retirarse, porque no había los votos suficientes para lograr que se aprobase. Javier Duarte ya no tuvo los 26 votos necesarios para lograrlo.

Después de la “acción de inconstitucionalidad” Javier Duarte buscó refugió en los diputados federales, y se distribuyó una carta done aparecen los nombre de 20 de estos, pero no se muestran las firmas, en la cual estos lo apoyan porque “ha sido el gobernante con la mayor cantidad de sufragios a su favor en la historia de nuestro estado, con casi un millón cuatrocientos mil, lo que le da su irrefutable legitimidad”.

El apoyo “no” es porque haya sido el mejor, el más honrado, el más eficiente, el más transparente o alguna otra característica buena; simplemente es por el número de votos que tuvo.

Vaya, ni siquiera quien hizo esa carta se atrevió a decir algo bueno de Javier Duarte.

Pero ¿dónde están las firmas?. Probablemente, no existen.

El 20 de febrero se difundió una carta donde los 20 diputados veracruzanos federales le reclamaban al Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez su expresión de que “ojalá” le toque cárcel a Javier Duarte, pero resultó que esa carta nunca fue firmada y nunca fue entregada en la ASF (Místicos del 13 de abril: A Duarte lo defienden con mentiras http://goo.gl/l7NNb5) y tampoco nunca se mostró el original con las firmas y el sello de recibido.

Pero no es la única mentira que el gobierno de Javier Duarte ha dicho con respecto a Juan Manuel Portal, si no que la semana pasada difundieron que el titular de la ASF estuvo en Xalapa en una reunión oficial con el gobernador, pero la misma nunca existió: “En cuanto a la supuesta reunión del Auditor Superior de la Federación con el Gobernador de Veracruz, desmentimos, categóricamente, que haya tenido lugar”, dijo la Auditoría Superior en respuesta otorgada a Animal Político (http://goo.gl/wIeido ).

Después difundieron otra carta de “apoyo”, esta con los nombres de 128 alcaldes de Veracruz, pero tampoco se muestra firma alguna.

En cambio Héctor Yunes en el pleito abierto ahora con Javier Duarte acusó que muchos alcaldes le dijeron que sus nombres estaba ahí porque los amenazaron que de no firmar les meterían auditorías del Órgano de Fiscalización del estado, de manea inmediata.

A los diputados locales simplemente les dijeron que ya estaba hecha la carta de apoyo y que su firma había sido incluida; nada más.

Y a Héctor le contestaron vía Reynaldo Gaudencio Escobar, el sombrío exsecretario de gobierno de Fidel Herrera, y del coordinador de la fracción priista en la Cámara de Diputados local, Juan Nicolás Callejas, quien acusó a Héctor Yunes de quererse convertir en “redentor” y “mesías” del PRI en el estado.

El respaldo de Juan Nicolás a Javier Duarte fue en el sentido de que debe terminar el periodo para el que fue electo, en contraposición al dicho de Héctor Yunes de que debe pedir licencia para salirse ya.

¿Quién defendió a Duarte de motu propio?

Nadie más.

Sus allegados ni siquiera pudieron juntar un contingente que fuera a bailar a las afueras del palacio de gobierno echándole porras a Javier Duarte y dándole las gracias por el buen gobierno realizado.

Pero en cambio el abandono que le hacen a Javier Duarte cada día es más evidente.

Incluso por eso se mantiene –como dijo Héctor Yunes- en la Casa de Gobierno “donde está encerrado todo el tiempo en chanclas y en short, de camiseta o playera”.

El poder se les escapa como anguila que no pueden sujetar.

Vislumbran esa fuerza que se diluye sobre el piso, como sombra de tiempos que ya se fueron.

Son místicos que se resisten a perder el poder.

EL ABOGADO, VÍNCULO ENTRE LA LEY Y LA SOCIEDAD: FRANCISCO BERLÍN. El abogado debe de ser un vínculo comunicante entre la ley y la sociedad, y con su práctica, convertirse en un legitimador del Derecho, aseguró Francisco Berlín Valenzuela, después de recibir, de manos del alcalde Américo Zúñiga Martínez, la Medalla al Mérito Jurídico Julio Patiño Rodríguez, que entrega el Cabildo xalapeño.   

“La práctica de la abogacía sigue siendo una disciplina fundamental en la vida de los pueblos, por lo que es necesario voltear los ojos a esta disciplina, si realmente queremos vivir en un estado de derecho”, señaló

El reconocido académico, estudioso del parlamentarismo, legislador, líder político, servidor público, agradeció el galardón recibido; este –dijo- “ha sido un día especial, que guardaré como el más valioso de los tesoros que me unen con nuestra querida ciudad de Xalapa”.

Hizo un repaso por su carrera profesional, en la que tuvo la oportunidad de convivir y aprender con grandes figuras del Derecho, como el propio Julio Patiño Rodríguez, quien dio nombre a la medalla al mérito jurídico del Ayuntamiento de Xalapa, pero también con Roberto Bravo Garzón, Froylán Flores Cancela, Mario de la Cueva, Andrés de las Rojas, César Sepúlveda, José Muñoz Cota, Alfonso Noriega y Héctor González Uribe, entre otros   

Contó cómo, en un punto de su carrera, le pidieron elegir entre sus convicciones y su empleo, pero no aceptó la presión y, como consecuencia, gracias a ese despido tuvo la fortuna de regresar al estado de Veracruz ocho años después, como Secretario General de Gobierno.

En cuando menos tres ocasiones a lo largo de mi trayectoria profesional he tenido que abandonar algún cargo o no aceptarlo, por no estar de acuerdo con alguna actitud, refirió.