No se requiere de  agudeza para deducir que el diputado Ricardo Ahued sufre los acontecimientos que actualmente presenciamos, desde la dócil actitud de sus compañeros de legislatura y la inseguridad que se padece hasta la patética espera de los jubilados por recibir su pensión, por eso reclama: “Creo que esta soberanía no puede ser indiferente a que les paguen puntualmente los recursos a los ancianos adultos que lo único que quieren es que les paguen cada 30 días, sin que se tengan que manifestar en la calle”. Lamentablemente, “esta soberanía” permanece indiferente al reclamo de jubilados y pensionados, pues parece estar más atenta a la consigna que a levantar la voz a favor de los más vulnerables.