Por si acaso se necesitara el ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, obtuvo una suspensión provisional de amparo pues el 28 del mes en curso debe acudir ante un Juez de Control para declarar sobre la investigación que la Subprocuraduría Anticorrupción le sigue por presuntos actos de corrupción en la compra de terrenos y la instalación de una planta automotriz en el municipio de Pesquería en el estado que gobernó. Este es un caso paradigmático que demuestra el movimiento iniciado por la sociedad para intensificar el combate a la corrupción en el sector público y en el privado; eso ocurre en Nuevo León, al igual que fue en Tabasco con Granier y sin duda proseguirá en otras entidades.