RicardoEs una realidad incontrastable que el diputado Ricardo Ahued mantiene una actitud digna y congruente en el Congreso local, su actitud de político con vocación social es irrefutable y contrasta con la de la mayoría priista que privilegia la consigna y actúa como autómata, la diferencia es más que obvia. Esa actitud atípica para un diputado priista de estos tiempos destaca la diferencia, y lógicamente en ese andar a contracorriente ha pisado callos. Haciendo valer la conseja de que “nadie sabe lo que pesa el bulto sino quien lo carga” el diputado Ricardo Ahued Bardahuil expresa: “Si me van a madrear me voy tranquilo, me voy en paz, lo que ellos nunca van a poder hacer”, aunque tiene razón es la misma advertencia que han escuchado periodistas con voz propia. Tal es el acontecer del Veracruz de los últimos tiempos.