GUADALUPE-PORRAS-E-VERACRUZ-B-850x340

Informe Rojo
Por Mussio Cárdenas
07 de julio de 2016

* La manzana más podrida de la fidelidad  * Raterías en la alcaldía de Minatitlán  * Propuesta de Javier Duarte para el blindaje  * Salvando a AZ y Centinela  * 110 millones para los pasquines del gober  * Felipe El Incauto  * El regidor le hace la chamba al alcalde  * Un homicidio cada dos días; un secuestro cada tres

Rapaz sin freno, Lu-pilla Porras ya se ve impartiendo injusticia, blindando a Javier Duarte, cubriendo el saqueo, bordando desde la Sala Anticorrupción el peor episodio de impunidad que haya vivido Veracruz. En eso no tiene rival.

Se ve magistrada en la Sala Especializada en Materia Anticorrupción del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, creada por el Congreso servil, acatando los priistas y sus afines la orden del gobernador para construir la burbuja de impunidad que lo preserve de enfrentar la ley e ir a prisión.

Se ve magistrada Lu-pilla, integrante de la terna de Javier Duarte para constituir la Sala Anticorrupción —llámese también Sala Pro-corrupción— que velará porque los delitos y los crímenes, el atraco a las finanzas públicas, el despojo y la quiebra total, su pacto con el crimen organizado y la transgresión a la ley no alcancen al gobernador saliente de Veracruz.

Su nombre está ya en la mesa de los diputados. Lo revela el panista Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, quien cita a otro cuestionado duartista para ser magistrado, Francisco Portilla Bonilla, por quien el gobernador Javier Duarte apostó todo para convertirlo en fiscal anticorrupción, abortada la maniobra cuando el PRI nacional cuestionó la validez de usar tácticas antitéticas para generar condiciones de impunidad.

Suponíase que la línea era no solapar los desvaríos mentales del gobernador. Suponíase que la instrucción era oponerse a que Javier Duarte creara fiscalías cómplices, muy legales pero muy inmorales. Suponíase que el PRI le daba la espalda y lo conminaba a no entorpecer la transición, admitiendo la derrota y la entrega del poder.

Habló su lideresa nacional, Carolina Monroy del Mazo, prima del presidente Enrique Peña Nieto, categórica y tajante. Debía el gordobés cejar en su obsesión de blindarse para no ser tocado por la ley, así el miedo de Javier Duarte, así el terror de verse en la cárcel.

Portilla, pues, cayó cuando ya se sentía fiscal a modo, en franca rebelión los priistas, reinventándose los cómplices, simulando que esta vez desacatarían al gobernador, provocando que no le dieran las cuentas al PRI, no ajustara los 34 votos imponer al alfil del gobernador.

Vil show, Carolina Monroy no volvió a increpar al antiético Javier Duarte. Y los diputados priistas sí volvieron a acatar la línea, aprobar la creación de la Sala Anticorrupción y continuar con el proyecto de impunidad del desgobernador de Veracruz.

Una de ese gang es propuesta para magistrada, Lu-pilla Porras, alias Guadalupe Porras David, ex alcaldesa de Minatitlán, larguísima su estela de desprestigio, fraude al erario, obras fantasma, inconsistencias, irregularidades, daño patrimonial, la quiebra de las finanzas municipales, juicios perdidos, deudas por más de 300 millones de pesos que no se sabe de dónde los van a pagar y, sobre todo, abuso de autoridad.

Otro de ese gang es Francisco Portilla Bonilla, el del hijo “aviador” en Sefiplan, el de los actos de corrupción en el área de Comercio del ayuntamiento de Córdoba cuando fue alcalde, el del tráfico de influencias, colocado a los amigos en cargos públicos, donde hay, donde se dispensan contratos de obra, donde sobra.

Portilla ahora es propuesto, junto con Guadalupe Porras David y Tomás Antonio Bustos Mendoza, secretario de fiscalización en el Congreso del Estado, para integrar la Sala Pro-corrupción. O sea, el duartismo en pleno, priistas o identificados con el PRI, fidelistas también sin autonomía, ese ingrediente que pregonaba la diputada Mónica Robles la hizo desistir de votar por Portilla para fiscal. ¿Y ahora qué hará LadyCruditas?

Dice Guzmán Avilés:

“Es un albazo más que están haciendo, tratando de tapar todas las salidas para que no los alcance el brazo de la ley; para él —el gobernador— son ejemplares pero traen solo corrupción”.

Y sí que tienen el prestigio manchado.

El caso de la ex alcaldesa de Minatitlán es de antología. Avizoraba su audacia INFORME ROJO, el lunes 4, al trascender que Lu-pilla Porras traía en la mira la Sala Anticorrupción.

“Fidelista, duartista, Lupe Porras quiere ser magistrada. Puja para estar en la terna que proponga el desgobernador de Veracruz para integrar la Sala Anticorrupción —Sala Especializada en Materia Anticorrupción del Tribunal de lo Contencioso Administrativo— con la que Javier Duarte se pretende blindar.

“Lu-pilla mayor, con una estela de corrupción, con cuentas chuecas en Minatitlán, cuya alcaldía presidió, es la carta de Ciro Félix Porras, su hijo, diputado local, que con el beneplácito del fidelismo y del duartismo, la quiere ver simulando que aplica la ley contra la corrupción.

“Trasciende en el Congreso de Veracruz que sólo así —su mami en la terna infernal— Cirito votaría por el fiscal anticorrupción que proponga Javier Duarte, a punto de un ataque de nervios el gordobés por la urgencia de tener fiscal y magistrados a modo, cómplices que lo cuiden, que eviten que el gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, una vez en el cargo, lo confine en la cárcel.

“¡Qué aberración! Lu-pilla Porras sumió a Minatitlán en la bancarrota, dispuso de créditos bancarios, dejó de pagarlos, liberó cheques sin la firma del síndico, acumuló inconsistencias en el manejo de los recursos por más de 500 millones de pesos, pagó 45 millones de pesos por un puente, el de Capoacán, que nunca se construyó, reprimió a sus adversarios y críticos con porros. Y ahora, vía Ciro, su hijo, el legislador, quiere ser magistrada anticorrupción. Lo que es la desfachatez…”

Nada, sin embargo, inquieta a Lu-pilla Porras. Menos a Javier Duarte. Mucho menos a Fidel Herrera Beltrán, su mentor una vez que la dama bateó a Flavino Ríos Alvarado, hoy secretario de Gobierno, se hizo diputada local por Minatitlán y de ahí saltó a la alcaldía.

Su paso por la presidencia municipal significó una catástrofe institucional. ORFIS, el órgano fiscalizador, le halló más de 500 millones de pesos en  inconsistencias, corrupción pura, y la sociedad minatitleca sufrió abuso de poder, arbitrariedad, omisiones, que llevaron a una quiebra virtual, endeudado el municipio como nadie lo habría imaginado.

Operadora fidelista, concentraba Lu-pilla Porras los apoyos para la gente menesterosa, los olvidados, para ellos sillas de ruedas, anteojos, despensas, juguetes. De su búnker en una colonia de Minatitlán fluía la ayuda sin límite, comprando votos, rentando conciencias, violando la ley vía la coacción. Eso es corrupción.

Dejó de pagarle a proveedores y gestó conflictos legales de altísimo costo, el de Julio Aldana gravísimo al cancelarle unilateralmente la concesión para operar el sistema de limpia pública. Saboteó el servicio de recolección de basura. Embargó camiones que luego un juez obligó a entregar pero ya eran chatarra. Debe el ayuntamiento pagar por su arbitrariedad más de 300 millones de pesos por daños y perjuicios. Eso es corrupción.

Célebre el episodio del puente Capoacán. Contrató a la empresa de su yerno, Marco César Theurel Cotero —“Te rompo tu puta madre”—, a la postre alcalde de Coatzacoalcos, liberando dos pagos con dinero de origen federal, uno aportado por Pemex y el otro con un crédito bancario de Banobras. En suma 45 millones de pesos. Edificó sólo los pilotes, con problemas técnicos hasta determinarse que la obra no se realizaría. ¿Y el dinero pagado? Luego le resultó responsabilidad a su sucesor, Leopoldo Torres Hernández, por no continuar la obra o por no exigir la devolución del dinero. Eso es corrupción.

12 de octubre de 2012. INFORME ROJO describe el nivel de corrupción de Lu-pilla Porras en el ejercicio 2010:

“Pagó, por ejemplo, obra pública por 50 millones de pesos sin la autorización del cabildo; heredó adeudos con proveedores y contratistas por 104 millones de pesos; no acreditó impuestos por 10 millones, que sí le retuvo a los trabajadores municipales; tampoco aplicó el cobro de 5 por ciento al millar a las empresas contratistas, que representaban casi un millón de pesos, y suscribió otros 13 millones pesos en contratos que iban en contra de los intereses del Ayuntamiento de Minatitlán.

“Uno de los puntos medulares del informe, refiere que la alcaldesa Porras no manifestó las cuentas públicas mensuales de julio a noviembre de 2010, ni acreditó el cierre de ejercicio presupuestal, y tampoco entregó el proyecto de presupuesto de ingresos y egresos para el año 2011.

“Expone el documento que teniendo 72 millones como remanente, dejó de cubrir cuentas por pagar del orden de 54 millones, o salarios y gratificaciones por 8 millones, o casi un millón a empleados municipales, o impuestos por 17 millones. Lo insólito es que Lu-pilla Porras reportó tener en bancos sólo 5 mil 213.97 pesos. ¿Y los 72 millones dónde quedaron?

“Otra cuenta explosiva fue la de los ingresos. Manifestó 121 millones y medio de pesos, pero no acreditó cómo los obtuvo, algo así como un lavado de dinero institucional. El sobreejercicio, según datos del ORFIS, fue de 48 millones 532 mil 494.10 pesos. Es decir, se gastó lo que no tenía”.

Y resumía INFORME ROJO:

“Que le hayan aparecido chipotes por 169 millones de pesos, es ciertamente para que pierda el sueño. Pero hay algo peor. Las cuentas que Guadalupe Porras pagó sin cubrir los requisitos de ley, alcanzan los 257 millones de pesos, en 2010, que sumadas a las irregularidades por 221 millones, en el año 2008, y por 41 millones, en el 2009, representan la estratosférica cifra de casi 520 millones de pesos”.

Y hoy apunta a ser magistrada anticorrupción.

Archivo muerto

Que sean 40 millones para El Centinela. Que sean otros 70 para AZ. Así salva Javier Duarte, no las finanzas de Veracruz, sino las de sus periódicos amigos. Van las del gobierno de Veracruz a la quiebra, inminente el desastre, saqueando hasta el último centavo que hay en las cuentas bancarias, en las bóvedas y en las cajas fuerte. De ahí que el gobernador maniobre e implemente un plan de shock, usando los recursos del fideicomiso a la nómina, lo que haya disponible para saldar la deuda con el empresariado duartista. Lo dibuja Miguel Ángel Yunes, gobernador electo, que resume el atraco. En el anexo uno del plan de rescate hay un apartado crucial. Tiene que ver con el pago a pasquines duartistas. Y cita tres casos: AZ, El Centinela y El Golfo.Info. Pretende Javier Duarte liquidar los 70 millones pendientes de pago con AZ, 40 millones con El Centinela y lo que requiera Othón González, “que es un pillo muy conocido aquí en Veracruz, de editorial El Golfo, algo así se llama, que tiene todo un emporio de riqueza construido a costa de la pobreza de los veracruzanos”, le dice Yunes azul. Esa es la premura por afectar los recursos que aún quedan, relegando la obra pública. Primero está pagarle a sus arietes periodísticos que sirven para denostar a su adversarios y críticos… Usado y manipulado, Felipe Hernández Pulido reclama los millones que debió exigir el alcalde. Habla el regidor de retención de dinero federal, de recursos del Fondo Metropolitano, cuatro años sin que Coatzacoalcos recibiera nada, los 134 de los 182 millones que por ley le correspondían a la región. Habla con una tibieza que insulta. Que no es jineteo de la Sefiplan, cuenta Felipillo. Que tiene impacto en la obra pública, sí. Que vale más un oficio cursado que una denuncia, refiere el iluso regidor. Que desde enero se tramitó el oficio y de ahí “idas y vueltas” del alcalde de Coatzacoalcos, Joaquín Caballero Rosiñol. Pero de denunciar, ni mais. Felipe Hernández se acusa optimista a ultranza. Denunciar ni en sueños  Papelón el del edil, enviado a meter las manos en la hoguera, a exponer que eso, aunque diga lo niegue, es jineteo de recursos públicos, y si no es jineteo, es robo. Vergonzoso que el regidor más servil, el que no falla a un evento de Joaquín, el que no falla en su función, sea enviado a revelar que el gobierno de Veracruz retiene los dineros del municipio y eso es un delito. No habló Joaquín Caballero, no lo expuso la síndica Alejandra Theurel, quien sólo sirve para golpear y contragolpe defendiendo las transas de su hermano Marcos —“Te rompo tu puta madre”—, que en su paso por la alcaldía arrasó con tuvo a su alcance; no lo abordó el tesorero municipal, Alfonso Morales Bustamante. Siempre hay un gato al que envían a meter la pata entre las castañas calientes. Ese es Felipe Hernández Pulido… Estadística alarmante: un homicidio cada dos días y un secuestro cada tres. Son las cifras del Observatorio Ciudadano de Coatzacoalcos correspondientes a mayo. Ocurrieron seis homicidios en Coatzacoalcos y nueve más en el sur de Veracruz; 15 en total. En torno al secuestro, el OCC estableció que se produjeron dos en Coatzacoalcos y ocho en el sur; 10 casos, equivalente a uno cada tres días. Y eso que aquí se ubica la sede de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro, la Unidad Pro-extorsión…

mussioc2@nullgmail.com

mussiocardenas_arellano@nullhotmail.com

www.mussiocardenas.com