Política
Por Mario Mijares
18 de julio de 2016

 

1.-  La definición de los juristas indica que: “Un Estado Policía es un Estado donde el gobierno mantiene un estricto control sobre la sociedad, particularmente a través de la supresión de las libertades civiles y a menudo mediante una fuerza de policía secreta y un gran despliegue e inversión en mecanismos de vigilancia”, -ante tal axioma-, no hay necesidad de tomar al todo, por las partes. ¡En México el gobierno desde el sexenio de Felipe Calderón! ejerce sin menoscabo todo tipo de represión, así como tremendo control policiaco. El problema es que no es hacia las bandas criminales, sino para toda manifestación contraria a los intereses de “la mafia del poder,” tal como la califica Andrés Manuel López Obrador.

No hay duda, las reformas enviadas desde el Poder Ejecutivo, jamás son cuestionadas ni observadas, ni por diputados y menos por los senadores, ya que de acuerdo a lo que usted va leer enseguida, se demostrará que nunca leen las iniciativas o bien no entienden lo que están votando y firmando. Pero no termina ahí, ya que no únicamente los representantes del congreso son ignorantes, pues aparte del presidente de México, son sus empleados. En este caso me refiero a los secretarios de Estado, quienes nunca son capaces de discutir los decretos o iniciativas: estoy seguro que si lo llegaran hacer, ayudarían mucho a su jefe inmediato y al país.  

2.- La Secretaría de Guerra y después la de Gobernación, por muchos años, llegó a ser la antesala de todo aquel que iba a llegar a la presidencia de la República, -ambas dependencias tuvieron en su momento fuerte arraigo político-. De la misma manera, los encargados de esos despachos fueron en su momento los responsables de la política interna del país, por tanto, les correspondía estar enterados de toda la geografía política, social e incluso cultural de la nación. A la entrada civiles a la presidencia (1936), la mayoría de los hombres que llegaban a la Secretaría de Gobernación, eran políticos, a quienes los capacitaban e instruían en la cosa pública, ya que ellos serían los príncipes que sustituirían al monarca.

Fue por ello, que la sucesión presidencial era todo un acontecimiento simbólico. Los escenarios políticos preexistían claros y contundentes. Sin embargo, y por desgracia, una buena cantidad de intelectuales vendidos al gran capital, se prestaron para desgastar al Régimen Presidencial Mexicano, el cual pasaron casi cien años aproximadamente para ser conformado. Consúltese: México génesis de su descomposición política, Editorial www.palibrio.com     

3.- Ahora bien, estimado lector, no voy a inventar nada que no este escrito en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la cual fue modificada, votada y signada por los integrantes de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, el 11 de agosto de 2014. En tal documento dice en el Artículo 27.- A la Secretaría de Gobernación le quitaron su esencia y ahora sólo le corresponden asuntos policiacos:  

XII.- “Formular y ejecutar las políticas, programas y acciones tendientes a garantizar la seguridad pública de la Nación y de sus habitantes; proponer al Ejecutivo Federal la política criminal* y las medidas que garanticen la congruencia […] presentar la política criminal* y darle seguimiento para coadyuvar a la prevención del delito […]

*Aclaración: la política criminal es un modelo jurídico, para hacer frente a la criminalidad que afecta a un Estado, con la intención de encontrar soluciones pertinentes en la disminución de los niveles de delincuencia, respetando el Estado de Derecho. Es lamentable pero en México, el derecho penal y los servidores públicos encargados de formarlo, aplicarlo y ejecutarlo, han sido desbordados por los altos niveles de criminalidad.

XIII.- Presidir el Consejo Nacional de Seguridad Pública en ausencia del Presidente de la República.

XIII bis. Proponer acciones en el ámbito del Sistema de Seguridad Pública; proponer el Consejo de Seguridad nacional de Seguridad Pública, en materia de Carrera policial y profesional de policías, régimen disciplinario policial; profesionalización de la Instituciones policiacas […]

XIV. Presidir la Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, nombrar y remover a su Secretario Técnico en el sistema penitenciario, en el marco del Sistema de Seguridad Pública.

  1. Organizar, dirigir y supervisar bajo su adscripción a la Policía Federal […]

XVI.- Proponer  el nombramiento del Comisionado Nacional de Seguridad y el Secretario Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública […]

XVII. Auxiliar a las autoridades federales, estatales y municipales y del Distrito Federal  competente a Seguridad Pública […]

Uf… Hasta el punto XL, tan sólo hablan de Seguridad Pública, el que más llama la atención es el XXVIII que señala: Establecer mecanismos e instancias en las tareas de los cuerpos de seguridad pública y policial […]

A pesar de contar con una subsecretaría de Derechos Humanos, no le hacen caso, por tanto ésta es contradictoria a la dependencia. Ante tales evidencias sería difícil que los defensores de oficio del gobierno mexicano, puedan revertir las acciones evidentes del Gobierno Policía. Y es que los aparatos represivos han sido utilizados de manera criminal, desde las fuerzas armadas, policías federales y la burocracia judicial. Ante esto jamás van aclara los casos de los aproximados, 200 mil muertos que van del sexenio de Calderón al de Enrique Peña Nieto.

Se siguen asesinado a cientos de mexicanos, pero al presidente le duele más los muertos en el extranjero que los de México.