Cabos sueltos
Por Silvia Sigüenza
11 de julio de 2016

En el terrible, enredado y nada claro caso  de Radio UV. Cada día se suma un ingrediente. Inicia todo con un jamás pararse una autoridad  ya no digamos de la Rectoría (que sería obligado, al menos al inicio de la gestión, radio también pes parte de la UV.    y bastante significativa) Al menos por una ocasión,  allá por  el año de 1976 y para ser más precisa  en el mes de Enero la arqueóloga Sara Ladrón de Guevara se apersonó  a una entrevista con quien esto escribe, para platicar  sobre  LA MANO símbolo multivalente en Mesoamérica.  Y después ni por equivocación.

A quienes debería haberles interesado desde su llegada a los primeros lugares en eso de la comunicación universitaria, o sea: Raciel Martínez y Edgar Onofre, que en años anteriores se apersonaban en Radio UV, con pantalón corto.

De repente, un vuelco impensado, de esos que suele dar la vida para luego cobrarlos a precio muy alto; los señores arriba  mencionados han actuado de la manera más encubierta y engañosa hacia los trabajadores de años en la Radio Universitaria.

Se ha llegado a comentar fuera del espacio en mención que en México, en telecomunicaciones ni idea tienen de qué sucede o sucedió con XERUV. 1550 W .de amplitud modulada. La historia de su salida del aire es algo así como el monge loco, nadie sabe nadie supo y vaya usted a saber el que sabe cuándo dirá la verdad.  Pero sí ha sido un pretexto para  desplazar de Radio a , extrañamente, sólo el personal de confianza, sin importar el trabajo realizado ni  el cumplir con un nuevo proyecto para la nueva frecuencia, que en principio solicitó el coordinador de Radio.

Sin embargo, el pero que nunca falta. El señor Juan Carlos Plata González, con escasos cinco años de haber llegado en calidad de pasante que haría en radio  su servicio social mantiene el puesto de analista  a. Con el número de personal   22 459 y clave 3104 y nadie sabe qué hace.

eL PRETEXTO DE QUE EL ,EX COORDINADOR DE rADIO   Fernando  Sobrino Escalante no hizo a tiempo lo que requería Radio UV, para mantener la frecuencia de AM, es absolutamente infantil, pues por la vía legal , la UV, puede traerlo a rendir cuentas sobre el hecho que se le imputa. En realidad fue Escalante Sobrino quien inició  los enlaces para obtener la nueva frecuencia.

Y da más grima el asunto cuando se pone a disposición de personal a 4  productores,  empleados de confianza sin más  explicación. Y se queda en la nueva frecuencia La Revista de Carlos Romano, Voz Universitaria y el Noticiero, son tres o cuatro horas de trasmisión, el resto ponen música sin ton ni son.

En fin, al parecer esta historia tiene mucho trasfondo…y  apenas comienza.