Lo inconcebible es posible: la Secretaría de Finanzas entrega a los diputados un anexo que incluye las empresas agraciadas con el pago después de la autorización cameral, lo curioso es que en la lista aparecen empresas investigadas por animalpolitico.com y por el SAT, las denominadas fantasmas, categoría que para Finanzas no existe porque las enlista. La presidenta de la Comisión de Hacienda del Congreso local califica el desacierto como “descuido” o “descaro”, pero parece que es algo peor porque exhibe el desbarajuste combinado con cuatachismo que tienen en esa oficina.