El Congreso local retiró eventualmente el dictamen por el que se donaban algunos inmuebles al Instituto de Pensiones del Estado, un acto al que el diputado Ricardo Ahued calificó “del peor atentado a Veracruz”. Fue muy significativa la actitud del representante de Xalapa, que asumió, el sí, la calidad de diputado y no vaciló en advertir que la aprobación hubiera provocado una “movilización de la población de Xalapa”; y no se equivoca. Igual suerte corrió el dictamen de donación de Casa Veracruz, que fue retirado de la orden del día. Es de sabios rectificar.