Solo para no dejar, porque además el asunto es de singular trascendencia, habría que preguntar al gobierno del estado si tiene el diagnóstico adecuado sobre cómo impactará en el gasto corriente la basificación que pretende hacer de quienes laboran en el gobierno y no cuentan con “base”. Es de suponer que ese análisis lo habrá remitido Duarte de Ochoa a los diputados de tal manera que estos puedan decidir sobre si es conveniente esa medida, pues sin duda incrementará sustancialmente el gasto corriente del gobierno veracruzano impidiéndole la implementación de programas de desarrollo social.