O  P  I  N  I  O  N
Por Mario Javier Sánchez de la Torre

28 de julio de 2016

En este espacio el pasado miércoles abordamos el tema de la novedosa posición que tomó desde antes de ser nombrado presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Reza Ochoa.

    Posición que por donde se analice lleva a pensar que su intención o consigna del Ejecutivo Federal, es desde este momento comenzar a convencer a los electores de que su partido se renovará.

    Renovación que utilizará inteligentemente las fallas cometidas por gobernadores priistas, como lo son: Javier Duarte de Ochoa de Veracruz; César Duarte de Chihuahua y Roberto Borge de Quintana Roo.

    Quienes con sus fallidos actos en todos los aspectos de su administración, principalmente en el económico, se pusieron, como se dice “de pechito”, para poder ser enjuiciados y aniquilados, por sus enemigos políticos, así como también sujetos de investigación por parte de las autoridades tanto estatales como federales, lo que hasta el momento parece está a punto de ocurrir.

    Principalmente en el caso de Veracruz, en el que ayer el diputado federal del PRI, José Carlos Ramírez Marín, manifestó con relación a la presentación de su declaración patrimonial del gobernador veracruzano lo siguiente: “Son bienvenidos los gestos políticos de transparencia, pero el caso de Veracruz ya tiene un proceso judicial que es donde va a tener valor que se presenten las cosas y que se presenten a tiempo”. A lo que agregó que el PRI respalda las investigaciones en contra del gobernador de Veracruz.

    Por otra parte, pareciendo apoyo a la posición del nuevo dirigente nacional priista, el exgobernador de este mismo partido del estado de Coahuila, Humberto Moreira, fue denunciado ante la Procuraduría General de la República (PGR), por senadoras y senadores del Partido Acción Nacional (PAN), por los delitos de todos conocidos de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, cohecho, fraude, encubrimiento y peculado. Haciendo el senador por Coahuila de PAN, Luis Fernando Salazar Fernández, la petición a la procuradora Arely Gómez González, que investigue al exdirigente priista como lo esta haciendo el gobierno norteamericano.

    Estas dos acciones que están siendo encabezadas por dos fuerzas políticas diferentes y las más importantes del país, por el momento, están coincidiendo en combatir el principal flagelo que sufre nuestra nación, que es la corrupción. ¿Será que Peña Nieto tiene esta gran influencia? O ¿Qué realmente ha llegado al medio político mexicano el hartazgo de la corrupción?

    La realidad es que puede ser cualquiera de las dos posiciones o ninguna. Que solamente estos dos institutos políticos están aprovechando a su favor las circunstancias, que por el momento les son favorables y como es en la política no las dejaran pasar, así nada más. Porque en estos asuntos lo que menos importa son los paganos, pues quiérase aceptar o no, son totalmente responsables. Hasta le lunes.

noti-sigloxxi@nullhotmail.com