Mientras algunas Cámaras empresariales han expresado su inconformidad con la disposición del gobierno de emplear el recurso del impuesto al 3% a la nómina para el pago de deuda, el gobernador del estado les recuerda que es una obligación pagar los impuestos y que este en particular se utilizará para el pago a proveedores y contratistas, que gracias a ese impuesto hay más empresas en Veracruz, más empleos y más infraestructura. Entre si es verdad o mentira, el movimiento empresarial podría escalar y salirse de control, de allí la interrogante sobre si habrá una mesa de diálogo en vez de imposición imperativa.