Los fenómenos sociales son recurrentes, y suceden con mayor frecuencia cuando se elevan los grados de inconformidad social; entonces algunos sectores de la sociedad antes en actitud pasiva se manifiestan principalmente porque ven afectados sus intereses, tal cual ahora ocurre en Veracruz en donde los empresarios se muestran contrarios a que los dineros captados por la recaudación del impuesto al 3 por ciento a la nómina se utilicen para pagar deuda. Y en esa inconformidad expresan que dejarán de pagar ese impuesto. En estos casos, la experiencia histórica demuestra que a una expresión siguen otras adhesiones que hacen más difícil detener la avalancha de inconformidad. A ver qué sucede.