Que se tenga conocimiento, hasta ahora el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, no ha recibido respuesta formal de las oficinas de la presidencia a su petición para que el gobierno federal intervenga para detener las medidas administrativas y legislativas que está dictando el gobernador de Veracruz, porque afectarán gravemente a la administración pública estatal. Pero con el diferimiento que hizo el Congreso local para sacar de la orden del día de ayer el nombramiento del Fiscal anticorrupción, así como detener la inminente elección del titular del IVAI es de suponerse una posible sugerencia para detener los despropósitos. Como sea, las propuestas en cuestión no debieran ser decididas en esta Legislatura, no al menos en los términos de la propuesta porque se vulnera el espíritu de autonomía que da vida a esos órganos, creados para transparencia las acciones de gobierno, una, y para combatir la corrupción, la otra.