congreso
Xalapa- 2016-07-28- Rosalinda Morales/
Una guerra verbal entre grupos de defensores de derechos reproductivos de las mujeres y religiosos, así como señalamientos de “¡asesina, asesino!” en contra de diputados locales que no avalaron la reforma al artículo cuarto constitucional, fue la constante previo y durante la votación de la reforma que representa una prohibición al aborto y eutanasia. Mientras que activistas a favor del aborto, no cesaron de gritar hasta pasada la votación: Estado Laico, Estado Laico. Soy dueña de mi cuerpo.

Desde las 9 de la mañana arribaron en camiones, monjas, religiosos y gente de la sociedad civil de la asociación Sí Vida, al bajar del camión realizaron una oración a las puertas del Congreso del Estado y entraron. Sus carteles portaban leyendas: Un bebé no sabe de leyes, pero quiere nacer. O El amor de Dios se manifiesta en la Vida. Sus leyendas y sus porras de: Aborto no, vida sí.

Alrededor de las 11 de la mañana llegaron las activistas con carteles, donde se leía: En mi cuerpo mando yo. Estado Laico, exigían a gritos.

Casi al iniciar la sesión se desató una guerra verbal entre ambos bandos, los religiosos, contra las feministas y viceversa. Si bien las monjas y el sacerdote José Manuel Suazo Reyes guardaron silencio, y solo observaban, el resto de las personas religiosas que acudieron no lo hicieron así, y gritándose cara a cara con las activistas, les mostraban rosarios, se los paseaban por el rostro a algunas activistas feministas, como queriendo exorcizarlas o algún ritual que se haga con esos rosarios.

Los gritos aumentaron en cuanto inició la sesión y se tocó el punto de la modificación al cuarto constitucional, los religiosos enardecían cuando subía algún diputado con postura en contra del dictamen de “protección a la Vida”, a un par de legisladoras como Mónica Robles, Marco del Ángel, Ana María Condado Escamilla, les gritaron los religiosos: Asesina, asesino.

Por momentos y aun con extrañeza por la naturaleza de la formación educacional y cultural de los presentes; religiosos que promueven la vida y por otro lado activistas que defienden derechos humanos, se temió que estallase la violencia, y derivara en enfrentamientos o golpes. Porque se veían rostros inundados de rabia. Descompuestos, dominados por la ira, el rencor, los deseos de írsele encima al que estaba en tribuna, los señalamientos duros de “asesina”, eran pronunciados con la más irascible mirada. Muy alejados del amor que profesan las religiones y del respeto a los derechos que presumen los grupos de derechos humanos.

LOS QUE VOTARON EN CONTRA

Fueron los legisladores Ana María Condado Escamilla y Jesús Alberto Velázquez, del Partido de la Revolución Democrática (PRD); Francisco Garrido Sánchez, de Alternativa Veracruzana (AVE); Jacqueline García Hernández del Panal; Marco Antonio del Ángel Arroyo, del PRI; Cuauhtémoc Pola Estrada, de Movimiento Ciudadano (MC) y Mónica Robles Barajas, Eduardo Sánchez Macías y Jesús Vázquez González, del PVEM, los que votaron en contra. Y Juan Cruz Elvira votó en abstención.

NO SE CRIMINALIZA DICE SUAZO

El vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, Juan Manuel Suazo Reyes, aclaró que la reforma al artículo 4o. de la Constitución del estado que establece la protección de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, “de ninguna manera criminaliza ni perseguirá a las mujeres veracruzanas, son puras imaginaciones o especulaciones que se están haciendo con una iniciativa que es positiva”.

En forma inesperada, este jueves se enlistó en la orden del día la aprobación, en segunda vuelta, la iniciativa del gobernador Javier Duarte de Ochoa para modificar el artículo 4o. de la Constitución local y con ello proteger la vida desde la concepción.

Al respecto, Suazo Reyes aseguró que se obligará al Gobierno del estado “a crear políticas que favorezcan a la mujer, empezando por nosotros que no nos interesa molestar a nadie, porque la Iglesia católica es madre y maestra, cuando ha habido personas que se acercan a nosotros con el síndrome post aborto y la iglesia nunca condena a la mujer”.

– ¿No representa un retroceso para la mujer veracruzana?

-De ninguna manera, Veracruz se sumará a otros donde no veo dónde se rompe la relación Iglesia-Estado.

La iniciativa de ley que envió Duarte al pleno legislativo y la cual había sido un estandarte de lucha de la Arquidiócesis de Xalapa y otras diócesis veracruzanas, quedaría de la siguiente manera: “Defender la vida, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, como valor primordial que sustenta el ejercicio de los demás derechos naturales”.

Las activistas han anunciado apelarán a Tratados Internacionales que piden que estados no legislen sobre derechos reproductivos de las mujeres, a menos que sea para despenalizar aborto, no para prohibirlo como hizo este jueves 28 de julio el Congreso de Veracruz. Y pedirán a la secretaría de Gobernación, aplique el “agravio comparado”, un elemento que daría pie a la emisión de una alerta de género por obligárseles a no abortar. Lo que en sí implica aseguran, una criminalización implícita.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO