Política
Por Mario Mijares
12 de julio de 2016

Los planes de gobierno ¡tienen que ser documentos políticos! no administrativos, para eso son los Programas de las Secretarías, ese ha sido el error en los últimos gobiernos.    

1.- Lic. Yunes, le puedo asegurar que los académicos de la UV, ¡No conocen la región veracruzana, tampoco han tenido contacto con las organizaciones políticas, menos con los grupos de presión, ni siquiera con la Administración Pública como usted! El Plan en caso de decidir que lo hagan ellos, sería un documento eminentemente teórico y por tanto güero. Por desgracia para el pueblo veracruzano desde el gobernador Miguel Alemán Velasco, todos demás han asumido una visión política concupiscente, proclamando el placer como fin supremo, tanto personal como para la población. Los manuscritos no han contenido un propósito de desarrollo integral, que pudieran ofrecer logros y resultados concretos, tales planes sexenales, han sido  elaborados por despachos privados, y tal pareciera que fueron calcados  de Internet, quizás por ello, no son tomados en cuenta.

2.- Por tanto, será un error garrafal el solicitar a la UV, que haga el Plan de Gobierno de Veracruz 2016- 2018-, -son dos años- El nuevo gobernador veracruzano caería en el traspié de sus antecesores. Sobre todo, del tecnócrata de Duarte con su Plan Veracruzano de Desarrollo 2011-2016, el cual le sugiero que su equipo lo revise son; más de 300 cuartillas insulsas con fotografías, y sólo le faltaron florecitas. El caso es que los últimos gobernadores, no han sido capaces de realizar un plan digno, lo cual, es una vergüenza para el responsable del Poder Ejecutivo, secretarios y asesores, quienes jamás se sentaron a escribir. De tener usted un proyecto claro para Veracruz, le puedo asegurar que en 15 días, con el soporte de un buen equipo, lo terminarían, pero también depende del personal con el que se vaya usted a rodear.  

  1. No hay memoria histórica, por ello es necesario recordarle que los Planes Sexenales, tanto federales como estatales se fundamentaban en el Proyecto de Nación, emanado de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917. Sin embargo, como hoy día el país carece precisamente de un proyecto a largo plazo, el Estado Mexicano se encuentra a la deriva. Los planes de gobierno, eran esenciales para llevar a buen puerto, no únicamente al gobierno, sino a la nación en general. Los propósitos realmente eran epístolas políticas, todas ellas, absorbidas de las reuniones que realizaba el Partido Revolucionario Institucional, con los sectores; obrero, campesino, empresarial y político. Así después, todas las propuestas eran supervisadas por el nuevo responsable del Poder Ejecutivo, mismas que las reunía con sus propuestas y promesas de campaña. El Plan ya elaborado la obligación era que los Secretarios elaboran los Programas de sus Secretarías de Estado.

4.- Con la alternancia que se dio entre el PRI con el Acción Nacional, se fortaleció la oligarquización del Estado Mexicano. Y le puedo asegurar que uno de los peores planes sexenales fue el de Vicente Fox, un manuscrito terrible, elaborado sin estructura alguna, incluso con faltas de ortografía. De este sexenio a la fecha, se perdió toda dimensión hacia dónde ir, y ya con el principio oligarca, se continúa manteniendo la idea de privatizar la cosa pública. Esa es parte de la regla de los actuales gobiernos en sus tres niveles, e incluso reducir el gasto público a su mínima expresión en detrimento de los mismos empresarios mexicanos. Todo esto refleja que no hay rumbo alguno, así lo demuestran los panes sexenales, sí por lo menos los revisaran y estudiaran los interesados, quizás podrían los asesores ayudar de mejor manera a los responsables del Poder Ejecutivo. El grave dilema es que nadie lee, y pocos son los que escriben o hacen análisis de la información para tarjetear al gobernador. Aunque también es cierto y  normal que los tecnócratas -no vean ni escuchen- tal como Salinas de Gortari lo implantó en su momento.   

5.- En los dos sexenios federales, los panistas, no sólo revelaron su inexperiencia para gobernar y administrar, sino que también incrementaron el gran deterioro del país, y ha sido a través de la corrupción como se han servido con la cuchara grande tanto priistas o panistas. Entre ambos partidos han causado la debacle de México.

Ahora la esperanza de un 40% de veracruzanos es que el gobernador entrante, no ingrese al juego perverso del eufemismo  gobierno duartista. Sin duda, es que la última oportunidad de arribar al mundo competitivo radica en no permitir más las constantes simulaciones de las burocracias institucionales mediante planes sexenales y los programas asistenciales fallidos, conocidos por el personal dedicado a lo público como en lo privado.

Lic. Yunes, urge terminar con tantos abusos de autoridad en todos los niveles, tanto administrativos como académicos, mismos que están llenos de nepotismo, amiguismo y corruptelas así como omisiones. Mi irritación es genuina, llevo ya tres sexenios, que fui bloqueado por personal de la Secretaría de Finanzas para mis actividades académicas y laborales en capacitación. Todo ello a pesar de haber obtenido dos Premiso Estatales, con propuestas claras al gobierno de Veracruz y su administración pública.