Mutatis Mutandis
Por Rafael Arias Hernández
06 de julio de 2016

Menos de 5 meses, 20 semanas, 146 días y se acabó. A solo 8 quincenas para  un nuevo Congreso del Estado que, una vez instalado, debe asumir  en serio sus responsabilidades, como exigir cuentas y perseguir delincuentes. No al blindaje de complicidad e impunidad.

Más daños, pérdidas, limitaciones y sacrificios para los veracruzanos, de hoy y de los próximos años. Más arbitrariedades, ocurrencias y caprichos de último momento y de altos costos para Veracruz. Más destrucción institucional. Más opacidad y complicidad, encubrimiento e impunidad. Más simulación y complicidad de los caros fiscalizadores. Más miles de millones de pesos desaparecidos. Fantasmas, invenciones, inexistencias y fantasías.
PRI catatónico, inerte y sin apoyo ciudadano, con militantes y simpatizantes ausentes. MORENA presente y en aumento. Gobernador electo activo y en abierto  combate a ineficientes y  delincuentes en el gobierno. Más pobres, hambrientos, marginados e inseguros. Más inconformes, que protestan.

PREOCUPACIÓN, OCUPACIÓN Y DISTRACCIÓN.

La aldea ocupada en el preocupante y lamentable espectáculo de una absurda y cara resistencia, a la inevitable alternancia o cambio de gobierno;  y a la  cada vez más segura presentación de muchos ante la Justicia, por responsabilidades y culpabilidades a que haya lugar.

Cuestionados, conocidos y padecidos, los nulos o bajos grados de profesionalismo, honestidad y congruencia que caracterizan a políticos y funcionarios públicos o gobernantes actuales, salvo excepciones, ya se sabe lo que van a hacer en fracciones de segundo, una vez que se declare muerto al rey y viva el rey.

La existencia zombi del gobierno estatal, no le permite entender que se acabó. Inútil y costoso intento de blindaje para evadir la Justicia.

Lástima, porque no entendieron hasta el último momento, que nada es para siempre y, en tratándose del temporal y efímero poder político, siempre hay lugar para el fracaso y el ridículo. Ahora también para aplicar la ley y el castigo.

El caso es que ciegos de poder y huérfanos de responsabilidad y honestidad, han propiciado empresas fantasmas, programas inexistentes (pero presupuestados), aviadores y comisionados a capricho, beneficiarios imaginarios y,  para la obligada y necesaria información pública, siguen con resultados increíbles o fantásticos que ni ellos creen.

Oportuno insistir. También hay responsables de lo que han desaparecido y desaparecen del gobierno, como recursos, patrimonio, propiedades y equipo; apoyados y encubiertos en gran parte por un poder legislativo abyecto y servil, así como costosos fiscalizadores “tapaderas”, buenos para la contabilidad doble, el simulado cumplimiento de la “legalidad” exigida, la cuestionada y no comprobada entrega a quienes lo necesitan y, en fin, profesionales de que todo “cheque y cuadre” aunque no sea verdad.

De que planeta se viene para ignorar o menospreciar lo que caracteriza y da fama a políticos y gobernantes, una vez más excepciones aparte, en cuanto a su servilismo,  abyección y obediencia al que manda.

DISTRACCIÓN APARTE…Y VIENE LO MEJOR.

La negra maldición presente. Casi 2 años, han sido de circo electoral y así serán otros dos años más.

Demasiados políticos y gobernantes, funcionarios y simples servidores públicos dedicados y ocupados en lo suyo. En lo que es más importante para ineficientes y delincuentes en el gobierno: mantener o acrecentar su poder; asegurarse blindaje y continuidad de la impunidad, para no enfrentar a la justicia; y aprovechar o asegurar cargo y presupuesto oficial.

¿Otra vez será un no-poder legislativo, o empezará por asumir en verdad sus obligaciones? 

En el primer período de sesiones ordinarias,  el próximo 5 de noviembre, de acuerdo a la Constitución Local, los nuevos diputados entre otros muchos aspectos, tendrán que: “Revisar y dictaminar la cuenta pública del Gobierno del Estado, correspondiente al año anterior… a fin de conocer los resultados de la gestión financiera, comprobar si se ha dado cumplimiento a los objetivos contenidos en los programas y ajustado a los criterios señalados en el presupuesto…”

 En todo caso debe recordarse su facultad de comprobar  exactitud y justificación de  gastos realizados; y, sobre todo al cambio de gobierno,  la determinación de  responsabilidades a que hubiere lugar y esto incluye a diputados salientes parte del encubrimiento y complicidad.

LIMPIEZA OBLIGADA.

Dicho y repetido en todas partes. Lo que sucede y sucederá en el corto plazo a Veracruz, es consecuencia de irresponsabilidad e improvisación, de ineficiencia y corrupción, de complicidad e impunidad de intocables y reciclables que no hacen lo que deben hacer,

Deterioro y retroceso, limitaciones y sacrificios presentes y mediatos de los veracruzanos. Abundan escandalosos saqueos, cubiertos con alteraciones de fiscalización y arreglos contables. Cuestionadas y limitadas transparencia, acceso a la información, fiscalización y rendición de cuentas. 
Persiste poca o nula participación ciudadana y social en asuntos públicos y gubernamentales. Cero diálogos y raros debates abiertos. Crítica y autocríticas ausentes, repudiadas o ignoradas. Ni de chiste hay evaluación y contraloría social verdadera y efectiva; y si, en cambio, sobra simulación y evasión oficiales.
Así que llego la hora de evitar la continuidad de la impunidad. Es nuestra responsabilidad impedirlo.
Insistir  y para empezar, enfrentar de inmediato el mal que nos aqueja. Erradicar el dominio de ineptitud e ineficiencia. Identificar y combatir, sancionar y eliminar, tanto transgresión sistemática de la norma, como delincuencia acostumbrada o institucionalizada, en administración pública y gobierno.
La gravedad de los problemas y la complicación de la situación, exigen que se señale e identifique a responsables y culpables, que usualmente han sido intocables, reciclables y hasta con fuero. Ni simulación, ni desinterés o disimulo.

Indispensable tener presente lo importante que es reconocer y valorar las excepciones, cuyo trabajo, esfuerzo y resultados hablan por ellos. 
Es de justicia hacerlo, no todos son iguales, hay regulares y buenos; aunque nunca se debe olvidar, que también hay malos, peores y perversos reincidentes. Incluso los hay, que al pretender imponer encubrimiento, blindaje  e impunidad, causan daños a instituciones e incrementan carencias y limitaciones, rezagos y sacrificios a los veracruzanos.
Éste y otros temas de análisis y debate están abiertos. Son, parte de la agenda mínima de fortalecimiento de la participación ciudadana y sociales, fundamentales para gobernar al gobierno y hacer Justicia.

*AcademicoIIESESUV@nullRafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez