La visita del ex contralor del estado, Iván López y de Ricardo García Guzmán, actual contralor del gobierno del estado, a la Procuraduría General de la República es señal que el cerco se está cerrando para algunos funcionarios, en la investigación sobre el manejo de recurso público federal en Veracruz. El tema de la corrupción en el gobierno del estado ha sido un verdadero escándalo en la entidad y trascendió al ámbito nacional pues es asunto que se viene ventilando en los medios desde que el Auditor Superior de la Federación hizo público que Veracruz era una de las entidades en las que “peor” se manejaba el recurso público. Y como ocurre en estos casos cuando los tiempos de tronar cohetes han quedado muy atrás, viene después la ingrata tarea de recoger las varas, que para muchos pudiera ser bastante penosa.