GracoLa jerarquía perredista habrá descansado ante el desistimiento de Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán, de aspirar a la presidencia de la república pues no parece ser un candidato cuya convocatoria atraiga a la ciudadanía mexicana; además, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, también aspira de tal manera que muy temprano estarían protagonizándose una lucha interna que invitaría a la división en un partido en el que la unidad no es su característica principal. Dice Silvano Aureoles que los problemas de la entidad que gobierna requieren de su atención, sin embargo anuncia que hará una gira por el país para fortalecer al partido. ¿Quién lo entiende?