Aborto-iglesia2-450x300Al margen de a quién asiste la razón en el diferendo sobre el aborto, la aprobación  de la reforma que lo prohíbe se debe a la indiscutible presión que ejerció la Iglesia católica en los centros del poder veracruzano, combinada con un proceso de negociaciones y cabildeos que desembocó en el consenso entre las bancadas del PRI y del PAN que votaron a favor de la reforma, que la ONU califica de “regresiva”. Si tuviéramos que personalizar habría que concederle mérito, sin regateo alguno, a José Manuel Suazo Reyes, vocero de la arquidiócesis Xalapeña, por su dinámica atención y seguimiento a este asunto tan escabroso. Obviamente, las circunstancias cuentan y en gran medida.