La actitud de supuesto reto por parte de los integrantes de la franquicia Los 400 Pueblos frente al gobierno de Veracruz frente a la sede de la Fiscalía del estado es simple escaramuza que pretende desviar la atención del verdadero propósito que los trajo a Xalapa, que no es otro sino el de estorbar al recientemente declarado gobernador electo. Poco a poco se conocen los detalles de lo que ocurrió en palacio legislativo en la conferencia de prensa de Yunes Linares: desde dentro del Congreso surgen versiones que antes de llegar el gobernador electo, desde las oficinas administrativas se giró la orden a quienes allí exponen para que se ubicaran en el sitio dispuesto para la conferencia de prensa. También que desde el propio Congreso avituallaron con alimentos a los 400 pueblos. Lo curioso es el infantilismo con el que se actúa, como si la empleomanía estuviera sorda, ciega y muda.