AnimalSegún informa Animal Polítco la Procuraduría General de la República ha iniciado una investigación penal sobre el asunto de las empresas que sirvieron de proveedoras al gobierno del estado asentando domicilios fiscales falsos. La averiguación inicia a propósito de la denuncia que presentara el Servicio de Administración Tributaria y se encuentra en su primera etapa que consiste en la visita y comprobación de domicilios inexistentes, la entrevista con servidores públicos que pagaron 625 millones de pesos por la transacción comercial y, por supuesto, la verificación de la entrega de lo pagado. Será una raya más al tigre.