JAVIER-DUARTE-12-B-BLOG-EXPEDIENTE-850x340Al final del debate sobre las iniciativas que el gobernador del estado ha remitido al Congreso local se podrá advertir que atribuirle toda la culpa a Duarte de Ochoa no parece lo más equitativo, porque en realidad el que aprueba es el Legislativo, un Poder en el que se mayoritea por consigna la aprobación de leyes y decretos, y la mayoría la tiene el PRI contando con la colaboración de legisladores de partidos subordinados. Es una complicidad, es responsabilidad compartida, entre ambos segmentos del Poder Político veracruzano; preocupa porque estos legisladores han dado muestra de ser autómatas del voto, siempre obsecuentes con quien preside el poder ejecutivo, ¿a cambio de qué? No será por cierto para el bienestar de la población veracruzana, dejando al descubierto una asociación de complicidades, por lo que la ciudadanía debiera reclamarles su acto de traición.