Astrolabio Político

Por Luis Ramírez Baqueiro

22 de septiembre de 2016

 

“El final de una obra debe hacer recordar siempre el comienzo.” – Joseph Joubert.

 

Recuerdo algunos años atrás, específicamente en el final de la década de los 70’s principio de los 80’s del siglo pasado, durante el periodo de la Guerra Fría, como las dos superpotencias Estados Unidos y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) se disputaban sin mayor empacho la conquista y supremacía espacial.

Quizá lo divertido para cualquier mortal –especialmente a los menores de ese entonces- como su servidor, no era llegar hasta Cabo Kennedy y ver en vivo el despegue del poderoso cohete o transbordador espacial, sino sentarse en la televisión a ver crónica sobre el lanzamiento, y escuchar el tan esperado conteo regresivo, para la ignición, encendido de los motores y el empuje que lanzaba a la nave al espacio.

Así con esa misma ansia se percibe la sociedad veracruzana, que no entiende porque no se han encendido los relojes empleados previo y durante de los Juegos Centroamericanos para comenzar a marcar la cuenta regresiva que les permita ver materializado su mayor anhelo, observar como su gobernador, sale disparado directo al juicio de procedencia (desafuero), o en una solicitud de licencia, que lo coloque de inmediato ante tribunales para pagar por todos los hierros que han lastimado en lo más profundo a sus gobernados, que en algún momento vieron en él, al mayor error político de la historia de Veracruz, pero también al ejemplo más claro de una generación podrida.

Este jueves, se dejaron sentir más señales de que el fin se encuentra cerca para Javier Duarte y su círculo de 41 personas (que no la banda de Alí Babá y sus 40 ladrones, no piense mal), cercanas que serían quienes le acompañen, porque la guadaña la afilaron tan bien, que dicen que hasta el aire corta.

Primero fue en el Senado, en donde los coordinadores del PRI, PAN y PRD demandaron que se aplique la ley al gobernador de Veracruz, por los actos de corrupción en que se ha visto envuelto su gobierno.

Lo interesante de esto, es que quienes en antaño lo protegieron hoy, fueron quienes lo señalaron, así como un Emilio Gamboa, coordinador priista, resaltó que Duarte tendrá que hacer frente a las imputaciones que le hace la Procuraduría General de la República (PGR) y demostrar su inocencia. Pues aseguró que el presidente Enrique Peña Nieto no tendrá contemplaciones alguna, ni para los suyos.

Por su parte, el coordinador perredista, Miguel Barbosa, señaló que tiene información de que otros dos gobernadores también serán procesados, uno vinculado al PAN y otro al PRD. “Según se sabe, habrá tres ajusticiados, aunque muchos más deberían serlo, pero serán tres, de forma selectiva, ya que uno será panista y otro vinculado al perredismo, ello para crear una especie de percepción de que se combate realmente a la corrupción”.

El responsable de la coordinación panista, Fernando Herrera, fue menos esperanzador, pues consideró que el gobierno federal “juega a la fábula de Pedro y el lobo, y en este caso, el lobo no se deja ver por ningún lado”.

Pero ahí no para el asunto, la cascada de reacciones tras el anuncio de la PGR, fue la señal para que miembros de la Cámara de Diputados también fijaran posición.

Y es así como desde San Lázaro la otra señal llego, en voz del vicecoordinador de los diputados del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, quien indicó que la Cámara de Diputados actuaría con rapidez si la Procuraduría General de la República pide el desafuero del Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, a fin de que sea procesado antes de que concluya su gestión a fines de noviembre.

En tanto, los diputados Marko Cortés y Clemente Castañeda, coordinadores del PAN y MC, respectivamente, urgieron a la PGR a que actúe con diligencia en las investigaciones contra Duarte, luego de que ha ejercido la atracción de las denuncias en su contra por los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal.

Para el yucateco, Jorge Carlos Ramírez admitir que la situación de Duarte es muy delicada y en algún momento estará bajo proceso, es la muestra de que cuando la decisión está tomada, los priistas al unísono cierran filas, aunque el discurso los exhiba.

Señaló que es la autoridad federal quien pretende mantener el control del caso, para con ello arrebatarle él logró al gobernador electo Yunes Linares, por lo que no podría haber la posibilidad de que el Mandatario escapara cuando concluya su gestión.

Para el diputado panista Marko Cortés la exigencia es directa contra la PGR quien deberá tomar las previsiones necesarias, para que Duarte no concluye su gestión el último día de noviembre y cerrarle la posibilidad a un escape.

Para el legislador perredista Clemente Castañeda el siguiente sería que la PGR ya tendría que solicitar el desafuero de Duarte, remarcó que es insostenible que el Gobernador de Veracruz termine su cargo con una investigación de la PGR encima.

Pero como aquí en Veracruz no entienden los mensajes, pues para que no quedará duda, el propio PRI partido que llevó y cobijó a Duarte, le mandó otro mensajito, fue a través de la Comisión Nacional de Justicia partidaria del PRI quien convocó a sus integrantes para sesionar con urgencia el próximo lunes 26 de septiembre en donde el tema es revisar las denuncias en contra del titular del Ejecutivo, así como de otros funcionarios de la entidad, entre otros temas.

Es así como  su presidente Fernando Elías Calles Álvarez, convocó sin que aún se difunda lugar y la hora del encuentro.

La comisión nacional tiene las atribuciones de suspender temporalmente los derechos del militante; inhabilitarlo temporalmente para desempeñar cargos partidistas e incluso expulsarlo, que será finalmente la salida, para entonces sí dar curso al proceso de desafuero.

Quizá ante esta nueva oleada de malas noticias, para Duarte y su equipo, es que al filo de la una de la tarde de este jueves arribó a Palacio de Gobierno, convocando de inmediato a su secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, al subsecretario, Genaro Mejía de la Merced y al Fiscal General del Estado, Luis Ángel Bravo Contreras, con quien se vio salir horas más tarde.

Pero le adelantamos fuentes bien enteradas en estos menesteres legislativos desde el altiplano, nos comenta, antes de solicitar el “procedimiento para la declaración de procedencia” (desafuero) la Procuraduría General de la República (PGR) tendrá que determinar la averiguación previa. Es así que comienzan a darse los indicios de que en estos días el PRI podría plantear que se dé curso a las distintas demandas de juicio político ya presentadas en la Cámara de Diputados contra el gobernador Duarte, una de ellas por el asesinato de periodistas, misma que presentaron en la pasada legislatura federal los perredistas Fernando Belaunzarán y Miguel Alonso Raya, lo que podría conducir a precipitar su renuncia, como ya lo habrían manejado algunos medios.

La cuenta regresiva está en marcha.

 

Al tiempo.

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx