Opinión
Por Mario Javier Sánchez de la Torre
27 de septiembre de 2016

A tan solo 64 días de que finalice el actual desastroso sexenio, la situación del estado en lo social, en lo relativo a la seguridad, en lo económico y en lo político es muy grave.

En lo económico se puede culpar en parte el endeudamiento en que dejó a la entidad la negativa “fidelidad”. Pues solamente para recordar una de sus equivocadas acciones, citemos la llamada bursatilización, que no es otra cosa que una deuda, que tiene aún empeñados al noventa por ciento de los ayuntamientos veracruzanos por aproximadamente 25 años.

Más todo lo que se acumuló en los últimos seis años, por parte de los incompetentes chamacos de la “fidelidad”, que sin mérito alguno, de pronto se vieron en los cuernos de la política veracruzana ocupando cargos como servidores públicos, sin saber y menos entender que quiere decir ese nombramiento, que aparece en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que es de tal importancia y responsabilidad, que se tiene que protestar ante alguna autoridad superior al ser nombrados en este.

El resultado es que se habla de una deuda estatal entre los 120 mil y 150 mil millones de pesos, en la actualidad y eso que faltan todavía 64 días de la actual administración, la que día a día, aporta más sorpresas, si, sorpresas pero negativas.

El aspecto de la inseguridad, ésta se disparó exactamente durante el primer año del sexenio que está por concluir. La razón es del conocimiento público. Pues el control que se tenía de todo durante la “fidelidad”, también se perdió en todo cuando está terminó sus primeros seis años de desgobierno. Así pues, los cambios de titular en la complicada Secretaría de Seguridad Pública (SSP), durante estos últimos años, son la muestra de que se sabía y a la fecha no se sabe qué hacer en este peligroso asunto. El cual a partir del anterior Secretario, cada día que pasó, en lugar de mejorar el servicio a los ciudadanos veracruzanos, éste empeoró. Pues todos nos percatamos que la seguridad que más le preocupaba, no era la de la población de esta entidad federativa, era la suya. Como muestra de ello tenemos el aparatoso equipo de seguridad que tenía y el cual lo acompañaba a todas partes. Pero eso sí, el combate a los secuestros, asaltos, homicidios y todo tipo de delitos, solamente fueron a la baja en las estadísticas de la propia SSP.

Pero lo que causa realmente sorpresa es que la salida del cargo de este ególatra e interesante personaje-recuérdese que se mandó hacer un mural en el interior de las instalaciones de San José, con su imagen-no fue porque no hiciera bien su trabajo, no. Fue por las propiedades que se le encontraron en los Estados Unidos de América, lo que causó se le acusara de enriquecimiento inexplicable, que realmente es bastante explicable y que hasta donde se sabe aún esta enfrentando. Todo lo relativo a la seguridad pública en estas tierras veracruzanas está bien.

En lo que respecta al aspecto de nuestra sociedad, además de que no se tienen los recursos para llevar una vida decorosa, ya que no pagan a jubilados y empleados en activo, así como a todos los proveedores, la economía familiar está colapsada. Situación que nunca se había visto así.

Y por lo que corresponde al aspecto político, la situación ha llegado a cuestiones nunca antes vistas aquí. Pues todo indica que el actual Gobernador del Estado, será expulsado de su partido el PRI, antes de que termina su periodo de gobierno, sino es que se le obliga a pedir licencia antes. Pues las investigaciones en su contra por enriquecimiento ilícito, así como incumplimiento de un deber que hay en la Procuraduría General de la República y solamente algunos de sus cómplices, puede que provoquen esta situación.

Hasta hoy sin entrar en detalles en cuanto a los temas citados y otros más que hay, esta es la lamentable situación en que se vive en el gran pero saqueado Estado de Veracruz. La pregunta es ¿Qué más conoceremos en estos 64 días? Hasta el viernes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Miér. 28-septiembre-16)