yunes-linares-m-a-carmona-proceso-b-850x340

Ayer en Poza Rica, una vez más, fuerzas policiacas interceptaron dos vehículos que transportaban a colaboradores del gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares; ya en otra ocasión, en Coatzacoalcos elementos policiales rodearon aparatosamente las cercanías de un evento presidido por Yunes Linares, y hace unas semanas el convoy en que iba el gobernador electo fue interceptado por elementos de La Fuerza Civil del estado. Para justificar estas acciones el gobernador tuitea: “Las revisiones en los filtros de seguridad son aleatorias, respetando en todo momento los protocolos de atención a la ciudadanía” y “Cuando a mí o a mis familiares nos toca revisión lejos de molestarnos agradecemos a los oficiales por su trabajo”. Lo cierto es que son acciones que sugieren provocación, son muy riesgosas y enconan aún más la ya muy complicada relación entre quien se va y quien tomará los bártulos del relevo. Se juega con fuego pero nadie serena la contienda.