maxresdefaultXalapa- 2016-09-0713:12:12- Ariadna García/ La colusión que por años ha existido del poder político con el crimen organizado en Veracruz ha sido parte de la creciente espiral de violencia que registra el estado, criticó Andreas Schedler del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), quien subrayó que la entidad ha vivido siempre en el autoritarismo del PRI.

Agregó que la alternancia que se está viviendo en la entidad, no es síntoma de democracia sino de que la oposición venció pese al autoritarismo que permea.

“Lo que se ve a distancia es un estado que siempre ha sido autoritario, Veracruz nunca ha dado el paso del autoritarismo electoral priista de muchos años en México a una democracia electoral, eso todavía falta”.

El además doctor en ciencias política de la Universidad de Viena refirió que la violencia se vive más fácilmente en Veracruz que en otros estados, pues ha existido una historia de colusión del poder político con el crimen organizado, lo que ha sido parte del espiral de violencia.

Durante el coloquio Veracruz: Crisis, Alertanancia y Resistencias agregó que en la entidad existe una violencia endémica con continuidad autoritaria, lo que rompe con lo que se vive a nivel nacional en donde se terminó esa relación del crimen organizado con el poder político principalmente priistas al llegar la alternancia.

“Hemos visto estados pacíficos con alternancia y estados violentos sin alternancia como Veracruz y también en términos de democracia en términos de violencia, hay diferencias entre Veracruz y a nivel federal; en el año 2000, para empezar en ese año en México sí ha habido reformas de democratización donde podemos decir, ‘ya llegamos a la democracia, ya tenemos elecciones seguras, competidas y limpias y la victoria de Fox era una señal de eso, un síntoma de democracia”.

No obstante, sentenció, la alternancia que se está viviendo en Veracruz, no es síntoma de democracia sino de que la oposición venció pese a la autoritarismo que permea.

“Creo que para que Veracruz realmente transite hacia una democracia necesitamos no solamente salvaguardar el espacio electoral, que se mantengan más o menos limpio y equitativo sino que necesitamos que la forma de gobernar sea mínimamente democrática y se vea un poder legislativo asentando sus poderes, sus capacidades de control, un poder judicial ejerciendo sus deberes”.

Y es que insistió, la entidad veracruzana es un escenario de instituciones públicas destruidas que será difícil reconstruir con esfuerzo local, “o hasta dónde se requiera por lo menos asistencias federales en términos de fiscalización, justicia y protección”.

Puntualizó que la colusión entre el crimen organizado y el poder político no es único de Veracruz pero sí se ha dado en este territorio de manera “excepcionalmente dramática y profunda”.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO