Raúl Arias Lovillo

Si bien el ex rector Arias Lovillo mostró ser bastante dúctil ante el incumplimiento del gobierno del estado respecto a su obligación de entregarle recursos ya presupuestados a la máxima casa de estudios veracruzana, la actual rectora, Sara Ladrón de Guevara, no adoptó la misma actitud y en vez de callar exigió al gobierno duartista las remesas acordadas. Pero Duarte de Ochoa, en vez de asumir el compromiso de ley, prefirió ejercer su derecho de piso y escogió el camino autoritario cuando en conferencia de prensa explicó semánticamente en que consiste un subsidio, es optativo, se da si se puede, si no, no, como dijera Perogrullo. Y allí inició el diferendo público entre la Rectora y el Gobernador, esa brecha se fue ensanchando cada vez más y terminó en ruptura de relaciones, el gobernador no asistió al tercer informe de la responsable de la UV pero, eso sí, ofreció una vez más que pagará. Para comprobarlo solo quedan tres meses.